Grasas: Buenas y Malas para la Salud

Algunas de las grasas que comemos son necesarias, porque ayudan a crear las membranas de las células, hormonas a los órganos y nos protegen de los cambios bruscos de temperatura.

Muchas de las grasas que absorbe nuestro cuerpo de lo que comemos  proceden de los triglicéridos.Grasas: Buenas y Malas para la Salud

Hace unos años se promovió la idea errónea de que la comida y las grasas nos engordaban. Después se ha comprobado que lo que nos engorda es el exceso de calorías que tomamos en relación a las calorías consumidas.

Los azúcares y los carbohidratos son los que más nos engordan, porque nos cambian el metabolismo y el deseo de comer.

Las campañas en contra de la obesidad NO han conseguidos sus objetivos. Se enseña que 1 gr de grasa aporta el doble de calorías que 1 gr de azúcar y que para reducir el consumo de calorías es mejor reducir las grasas. También la publicidad insiste en que no comamos grasas porque es lo mejor  para estar sanos.

Nuestro cuerpo, proporcionado, contiene un 20% de grasa, que es  necesaria  para su funcionamiento. Después del oxígeno y el agua, la grasa es el siguiente componente más importante que necesita nuestro cuerpo para estar sano y en buena forma.

Funciones de las Grasas en el cuerpo

La grasa tiene dos funciones en el cuerpo.

  • La utiliza para disminuir, o anular los ácidos. También es necesaria para conservar la sangre y los fluidos extracelulares a un pH conveniente. La grasa neutraliza el ácido generando colesterol. Si eliminamos el ácido, no tendremos que preocuparnos por el colesterol.
  • La utilizar como fuente de energía. Normalmente el cuerpo quema hidratos de carbono para obtener energía, aunque las grasas son una fuente de energía más limpia y eficaz. Quemar grasa produce menos desechos ácidos.

Cuando hemos consumido la glucosa para obtener energía inmediata, conseguiremos energía de las reservas de grasa del cuerpo. Si no comemos alimentos con una cierta cantidad de grasa nuestro cuerpo se pondrá en alerta, y recorrerá a sus propias reservas para casos de necesidad.

A pesar de perder la grasa, nuestro cuerpo volverá a guardar más grasa en cuanto la reciba de lo que comemos, y es que el cuerpo retendrá grasas para otras ocasiones similares.

Si nuestro cuerpo no tiene suficiente grasa, la piel puede verse afectada porque los ácidos se eliminan a través de ella, en lugar de por los intestinos o el sistema urinario.

Se ha comprobado que las dietas bajas en grasa están relacionadas con síntomas de depresión o que afectan el estado de ánimo, y  enfermedades cardíacas.

El problema del consumo de grasas radica en las grasas saturadas, hidrogenadas y trans, que son ácidas y obstruyen las arterias.

Tipos de Grasas

Hay 4 clases de grasas: saturadas, trans, monoinsaturadas y poliinsaturadas.

  • Grasas saturadas, en su mayoría son de origen animal. Nuestro cuerpo necesita una cierta cantidad de estas grasas para sintetizar el colesterol, que también es necesario.Lo que las hace malas para el cuerpo, son los cambios que sufren en su transformación por cocción y metabolismo. Cuando las grasas saturadas se calientan lo suficiente, se forman grasas trans. Algunas de estas grasas también pueden provenir de fuentes vegetales.
  • Grasas trans, se forman al agregar hidrógeno al aceite vegetal para convertirlo de líquido en sólido, como la margarina de aceite.Las grasas trans aumentan los niveles de colesterol, dificultando la circulación u aumentando el riesgo de padecer enfermedades degenerativas y relacionadas con la edad. La grasas trans son las únicas que debemos evitar del todo.
  • Grasas monoinsaturadas, son muy estables, aguantan temperaturas superiores a los 48 ºC sin transformarse en grasas trans, por eso son la mejor opción para cocinar. Suelen ser líquidas, sin embargo se solidifican con el frío.
  • Grasas poliinsaturadas, son el mejor carburante que puede utilizar nuestro cuerpo para generar energía. Estas grasas ayudan a bajar los niveles de colesterol porque frenan los ácidos, con lo que se producirá menos colesterol.

Dentro de las grasas poliinsaturadas están los ácidos grasos omega 3 y 6, estos:

  • Ayudan a formar las membranas de las células
  • Ayudan en la función los glóbulos blancos
  • Lubrican las articulaciones
  • Protegen contra la pérdida de calor del cuerpo
  • Evitan que la sequedad de la piel
  • Facilitan el equilibrio de los cromosomas
  • Mejoran el funcionamiento del cerebro, y el movimiento de la linfa y de la sangre
  • Ayudan al crecimiento y regeneración de las células
  • Aportan energía
  • Ayudan en el tratamiento de la artritis, el asma, las alergias, la diabetes y algún otro.
  • Las deficiencias de omega 3 y 6 pueden provocar la aparición de enfermedades y de la obesidad.

La moderación es la clave

Comed con la debida moderación grasas buenas y sanas, hacedlo de  las grasas mono y poliinsaturadas en la dieta. Están en frutos secos y aceites vírgenes, prensados en frío, también lo llevan peces como la trucha, el salmón, la caballa, las sardinas, el atún, la lubina y la anguila.

JOSEP MASDEU BRUFAL

Naturópata

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (5 votos, media: 4,60 de máximo 5)
Cargando…
22 Comentarios
  1. octubre 1, 2015
    • octubre 1, 2015
  2. octubre 1, 2015
    • octubre 2, 2015
      • octubre 3, 2015
    • octubre 3, 2015
  3. octubre 2, 2015
    • octubre 3, 2015
  4. octubre 2, 2015
    • octubre 3, 2015
  5. octubre 3, 2015
    • octubre 4, 2015
  6. octubre 3, 2015
    • octubre 4, 2015
  7. octubre 13, 2015
    • octubre 14, 2015
  8. octubre 19, 2015
    • octubre 20, 2015
  9. enero 4, 2016
    • enero 6, 2016
  10. noviembre 22, 2016
  11. septiembre 14, 2017

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies