Somos Células… Desequilibrios, Toxinas y aparición de Enfermedades

Lo que llamamos enfermedad, es solo un síntoma del desequilibrio al que hemos llevado nuestro cuerpo. Este tiene muchos  mecanismos para solucionar las pegas a las que se ve sometida,  excesos, insuficiencias, toxicidad, etc. Nuestro estilo de vida actual se las ha ideado para bloquear esa armonía, entorpeciendo nuestra  capacidad natural de adaptación a las dificultades.

Tenemos que entender que no hay ningún medicamento que pueda corregir nuestros problemas, mientras bloqueemos nuestro cuerpo con hábitos que van en contra de las leyes naturales.

Si cada día añadimos más tóxicos de los que podemos eliminar, será fácil  deducir que la acumulación de toxinas acabará por crearnos un trastorno.Enfermedades orgános internos

Ese es el origen de la mal llamada enfermedad, desde una irritación hasta un cáncer, todo responde al mismo proceso de generación. Sólo varía el grado de toxicidad y el órgano por el cual nuestro cuerpo se da por vencido.

Con este funcionamiento corporal, es muy importante el papel que tiene una adecuada nutrición, aunque de poco servirá una buena alimentación en un contenido de colapso orgánico.

Por todo ello, si queremos recuperar nuestro estado natural de salud  deberemos depurar el cuerpo. Si no limpiamos nuestros filtros orgánicos y reducimos la toxicidad, todo lo que hagamos no será efectivo.

Cada día creamos  millones de células nuevas que sustituyen a las más viejas. Cada tejido tiene su tiempo de renovación.

¿Por qué enferman los órganos si se están renovando periódicamente?

En la correcta renovación celular encontraremos la respuesta para recuperar la salud y la plenitud, no realizamos completamente nuestro derecho natural a la integridad física y mental. Nos inculcan que no estamos nunca al 100% de nuestro potencial por ello nos resignamos y aceptamos andar por debajo de nuestras posibilidades.

Eso es la expresión del desequilibrio que nosotros mismos generamos por desconocimiento o condicionamiento mental, obstaculizando la constante renovación celular.

Nuestro cuerpo se compone de billones de células agrupadas y que forman la sangre, huesos u órganos.

Cada célula, además de la función que realiza en nuestro cuerpo, tiene unos mecanismos de acción: nace, se reproduce, se alimenta, se desintoxica, realiza un trabajo y muere. La célula depende de dos elementos externos que condicionan su tarea:

  • la calidad de los nutrientes que recibe
  • la calidad del medio en el cual debe actuar

De esto podemos deducir que las particularidades del cuerpo dependen directamente de la calidad celular y ésta a su vez depende de la calidad de alimentos que tenga a disposición y del medio en que se mueve.

El primer factor tiene que ver con nuestra alimentación, ambas variables están limitadas por el nivel de intoxicación del cuerpo.

Poco conocida es la afirmación básica de la medicina natural: “La causa profunda de todas las enfermedades es la suciedad del terreno producida por la acumulación de desechos”.

Las toxinas no se quedan en un lugar solo, sino que circulan por todo el cuerpo, sufriendo una sobrecarga, pero como cada persona tenemos nuestro punto débil, es allí donde precisamente saldrá la crisis visible y dolorosa.

JOSEP MASDEU BRUFAL

Naturópata

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sea el Primero en Puntuar)
Loading...
8 Comentarios
  1. marzo 22, 2013
  2. marzo 22, 2013
  3. marzo 23, 2013
  4. marzo 23, 2013
  5. marzo 24, 2013
  6. marzo 24, 2013
  7. julio 27, 2015
    • julio 27, 2015

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR