Remedios Caseros con Limón

Con los remedios caseros de la abuela y una buena cantidad de remedios enviados por vosotros os presento esta serie tratamientos que contienen limón y son 100% naturales. Es cierto que algunos pueden haberse mejorado con algunos “medicamentos”, pero lo que os propongo, aunque no sea tan rápido,  es más natural.

Beneficios del LimónTratamiento con Limones

Entre todos los cítricos, el limón es quizás el que ofrece más beneficios para la salud. Básicamente, el poder curativo del limón reside en su bajo contenido energético, su nivel equilibrado en sodio y potasio y por supuesto, en la vitamina C.

Cuando se usa internamente, el limón tiene un efecto antiinflamatorio. También ayuda a limpiar el cuerpo, estimulando la transpiración y actuando como diurético. El limón aumenta el apetito, facilita la digestión, fortalece las defensas y alivia los retortijones, y tiene un efecto refrescante. En su uso externo, dilata los vasos sanguíneos de la piel.

La vitamina C contenida en los cítricos, tomada diariamente, contribuirá en gran medida a mantener alejados de nosotros a los virus del resfriado y la gripe. Los deportistas o personas que desarrollan esfuerzos físicos pueden recuperarse del cansancio con zumo de limón.

El zumo de limón en ayunas inmuniza contra muchas enfermedades.

La costumbre de tomar jugo de limón en ayunas está íntimamente relacionada con el poder atribuido al zumo de limón para adelgazar. Las dietas para bajar de peso lo tienen como uno de los favoritos para ayudar a quemar grasas y perder kilos rápidamente.

El limón favorece la fluidez de la sangre gracias al ácido cítrico orgánico, que contiene, como sabemos, en gran cantidad.

A pesar de los muchos beneficios que tiene, no todos sus efectos son inocuos para el organismo.

Es importante eliminar de la dieta los excitantes, es decir, la carne con sus innumerables toxinas, el perturbador del alcohol, la sal, las especias excesivas, el café y el té irritantes y el tabaco.

Algunos remedios con limón:

Acidez estomacal: media hora antes de comer tomar el jugo de un limón mezclado con caldo de lechuga y manzanas cocidas sin pelar, templado.

Acné: Exprimir el jugo de varios limones y aplicarlo en la cara, cuidando que no caiga cerca de los ojos.

Amígdalas y garganta, inflamación e irritación: Aplicar el limón desde el primer momento del problema haciendo gárgaras varias veces al día.

Amenorrea: Cuando no viene la menstruación, generalmente se debe a anemia. Tomar jugo crudo de remolacha con limón durante 90 días, en ayunas.

Anemia: Jugo de remolacha cruda licuada con limón en ayunas.

Anti mosquitos: Limón y clavo, repelente natural, también té con limón.

Artritis: el limón acaba con las toxinas cristalizadas que se concentran en las articulaciones, mezclar el jugo de 2 limones con dos cucharadas de aceite de oliva. Beber en ayunas durante algún tiempo. Frotarse una cebolla roja en la parte adolorida o inflamada. Si la articulación está caliente, aplicarse barro húmedo en las noches. Evitar carnes rojas, sopas de carnes rojas, cerdo.

Asma: Si no va acompañado de accesos de tos, tomar el jugo de uno o dos limones templados mezclado con caldo de manzanas o verduras de estación cocidas, sin pelar, antes de las comidas.

Atragantarse, espina de pescado: Hacer gárgaras y tomar jugo puro de limón. El limón disuelve la espina.

Bronceado, eliminar: Lavar la piel con el zumo de un limón.

Cabello, crecer: Hacer una mezcla de jugo de cebolla y de limón a partes iguales y masajearse el cuero cabelludo.

Cabeza, dolor crónico: Tomar el jugo puro de 5 limones en ayunas, durante 45 días. Cataplasma de barro helado en la frente y en el vientre. Mojarse la cabeza con el zumo frío de hojas de limón durante 40 días.

Calambres: Las frutas cítricas y el tomate contienen vitamina C el cual ayuda a mejorar la circulación.

Cálculos en hígado, vejiga y riñones: Tomar una cucharada de aceite de oliva y el zumo de 2 o 3 limones cada 3 horas. Es necesario que se evite comer queso, huevos y leche ya que por su alto contenido de calcio, ayudan a la formación de cálculos en quienes los sufren.

Callos: Triturar 6 aspirinas hasta convertirlas en polvo, agregar unas gotas de jugo de limón y agua en partes iguales hasta formar una pasta. Si se vuelve muy acuosa, agregar más aspirina triturada.

Aplicar la pasta sobre la dureza o callosidad, taparla bien con un plástico y colocar encima una compresa caliente durante 15 minutos. El calor hará que la pasta penetre y suavice los callos. Retirar la pasta con un baño de agua caliente; secar y frotar suavemente con piedra pómez. Repetir hasta que desaparezca el callo.

Caspa: En primer lugar, extrae el zumo de varios limones, luego aplica durante 15 minutos sobre tu cuero cabelludo, siempre con suaves masajes, esto también dará al pelo un brillo más intenso.

Cicatrices: Se exprime el zumo del limón y se mezcla con leche. Untar con la mezcla la zona afectada y cuando se seque, aplicar la pasta del aloe vera y cubrirlo con una gasa. Se deja actuar toda la noche y a la mañana siguiente, aplicar crema solar para hidratar la zona.

Cistitis: Una cucharada de jugo de limón colocada en 180 ml de agua hirviendo. Dejar enfriar y tomar 60 ml de esta agua cada dos horas. Esto alivia la sensación de ardor y además detiene el sangrado.

Colesterol: Se puede tomar caldos de verduras compuesto por ½ litro de agua, 3 ramitas de perejil, ½ cebolla, 100 g de col, 3 ramas de apio y 1 limón (por toma), y se elabora hirviendo todos los ingredientes, previamente picados o troceados, menos el limón, 15 minutos a fuego lento. Luego, dejarlo reposar y colarlo. Antes de tomarlo, añadiremos el zumo de un limón.

Cólicos: Preparar una cocción con la cáscara de 1 limón, 1 cucharadita para té de semillas de anís, ½ litro de agua, hervir, reposar, colar, endulzar si se desea, y tomar caliente.

Hojas de limonero, 20g de hojas, 1 litro de agua hirviendo. Hacer una infusión, reposar, colar, endulzar si se desea. Tomar caliente.

Conjuntivitis: Hervir agua durante 5 minutos (una taza), viértase en ella el zumo de un limón y una vez templado, utilícese para lavados de los ojos, con el fin de aliviar el escozor. También poner en los ojos jugo de limón diluido en una infusión de manzanilla.

Diabetes: Hacer un preparado con, 3 limones, 1 nopal (hoja de cacto chumbera), ½ taza de agua filtrada, 2 dientes de ajo, 1 pedacito de aloe vera fresca. Este jugo es excelente para controlar y reducir el nivel de azúcar en la sangre por las cualidades de todos sus ingredientes.

Diarrea: Hacer un preparado con 1 litro agua, dos cucharadas soperas de azúcar (para la glucosa), media cucharada de café con sal (para el cloruro sódico), media cucharada pequeña de bicarbonato, el zumo de un limón mediano (para el potasio). Tomarlo varias veces mientras dure la diarrea aguda, después ir rebajando las tomas.

Dientes y boca, lavado: El zumo de medio limón añadido a medio vaso de agua es excelente porque quita el sarro y blanquea los dientes. No abusar, ya que puede perjudicar el esmalte de los dientes.

Disentería (diarrea con sangre): Cuando es con fiebre, se machaca el limoncillo (subarbusto de fuerte sabor cítrico y típico de la cocina tailandesa y vietnamita). Al zumo se le agregan 5 gotas de limón y se toman.

Dolor de cabeza: Tomar el zumo de medio limón en una taza de té fuerte.

Dormir: Tomar antes de acostarse un té caliente de hojas de limón con el jugo exprimido de un limón.

Encías sangrantes: Frotar con la parte interior de la cascara de un limón las partes afectadas. Después limpiarse los dientes.

Escalofríos: Tomar el zumo de un limón grande o dos pequeños, al que se le añadiremos medio litro de agua caliente lo endulzamos a gusto (mejor con miel). Beberlo tan caliente como sea posible.

Escorbuto: El zumo de un limón tomado 3 veces al día es muy beneficioso.

Esterilidad: Hay que alimentarse adecuadamente con alimentos de color rojo (zanahoria, remolacha roja, cebolla roja, judías rojas, repollo rojo) algas marinas, pescado de aguas profundas, semillas de sésamo y lino, nueces, cereales integrales, melocotón, cerezas, bayas de goji, albaricoques, paraguayos, pomelo rojo, limón, huevos biológicos.

Estómago (acidez): Tomar el jugo de 3 limones en medio vaso de agua, 15 minutos después de las comidas. Recordar que el Ph del limón es neutro para las mucosas estomacales.

Estreñimiento: Mezclar 2 cucharaditas de jugo de limón con 10 cucharadas de agua tibia, tomar diariamente.

Estrías en los Senos: Elaborar una mascarilla antiestrías con, ½ corteza de limón y una yema de huevo. Trituramos la corteza de limón en la batidora y le añadimos la yema de huevo previamente batida. Removemos bien hasta homogeneizar la mezcla. La mascarilla se ha de aplicar recién hecha, cubriendo los senos durante varios minutos; cuanto más tiempo, mejor.

Falta de apetito: Tomar una infusión con 15 g de hojas de limonero, 20 gr de apio, 15 gr de tomillo y 50 gr de hojas de alcachofa en agua hirviendo. Cuando esté tibio, filtrarlo y beber una taza antes de cada comida.

Fatiga y cansancio, combatir: Beber un vaso de jugo de limón con una pizca de sal. Esto es especialmente indicado para personas que realizan actividad física extenuante.

Fiebre: Elaborar una infusión de 25 gr. de hojas frescas de salvia 5 gr de miel y 3 cucharadas de jugo de limón. Añadir los ingredientes en una taza de agua y hervir por 10 minutos.

En 1 litro de agua hirviendo añadir la cáscara de un limón y 2 cucharadas de cebada. Tapar y dejar en reposo durante 12 horas. Pasado ese tiempo, colar y endulzar al gusto.

Flatulencia: Preparar una mezcla remojando en 100 g de alcohol a 80°, 50 g de cáscara de limón. Filtrar y guardar la mezcla en un recipiente cerrado herméticamente. Para la flatulencia, diluya la mezcla en una taza de agua o tomar el jugo de medio limón en media taza de agua caliente.

Flujo vaginal. Hacer baños de asiento con agua y jugo de limón.

Forúnculos: Aplicar una cataplasma preparada por 2 hojas de col verde y 1 limón. Para ello, se debe quitar los nervios de las hojas de col, lavarlas con agua fría y córtalas en juliana. Vertimos el zumo del limón sobre las hojas de col. Se coloca una gruesa capa de col directamente sobre la zona afectada y se sujeta con una venda. Se deja actuar la cataplasma durante 2 horas. Cuando el furúnculo revienta por sí sólo y libera el «clavo», desinfectar la zona afectada con zumo de limón rebajado con agua y una gasa estéril.

Ganglios inflamados garganta: Mezclar una cucharada de miel con un poco de zumo de limón. Esta combinación aporta vitamina C, que estimula el sistema inmunitario frente a los microorganismos.

Gases: (ver flatulencias).

Gastritis: En contra de lo que muchos piensan, el limón no aumenta los efectos de la gastritis, sino que es un remedio para compensar el exceso de acidez del estómago.

Golpes: Aplicar compresas frías o calientes empapadas con limón, ayuda a rebajar la inflamación.

Gota y reumatismo: Beber en ayunas por la mañana el jugo de tres limones disuelto en medio vaso de agua, durante mínimo 10 días. Interrumpir el tratamiento durante 7 días y después repetirlo durante 10 días más.

Granos en la cara: Frente a alguna alergia o especialmente después de la depilación, aplicar jugo de limón por la noche, con el rostro perfectamente limpio. Dormir con él y retirarlo por la mañana, nunca exponerse al sol con el jugo en el rostro, ya que reacciona, marcando más las manchas.

Grasa corporal, eliminar: Mezclar jugo de limón y miel en la misma proporción. Tomar por la mañana, esto ayuda a bajar de peso y quemar la grasa.

Grietas en pies y talones: Ponga en remojo sus pies en jugo de limón por 10 minutos. Seguir este tratamiento hasta que encuentre mejora.

Gripe: Hervir 20 gramos de corteza de limón en 1/2 litro de agua. Se toma una taza al acostarse.

Hemorragia: Tomar zumo de limón mezclarlo por igual con agua helada, cada 1-2 horas cortarán la hemorragia.

Hemorragias nasales o para destapar la nariz (en procesos gripales): Aspirar unas gotas de jugo de limón por la nariz.

Hemorragia uterina: Con el limón se reduce la hiperviscosidad sanguínea, tomar 3 veces de 10 a 15 gotas al día después de las comidas.

Heridas. Limpiarse con zumo de limón, aplicando luego una venda para facilitar el proceso de cicatrización.

Hígado, cálculos en: Tomar unas cucharadas, a partes iguales de aceite de oliva y zumo de limón. Se agita en un vaso para que la mezcla quede bien homogeneizada y se toma con rapidez. Esto puede hacerlo durante un par de semanas descansando luego otra semana. No empezar el tratamiento con aceite y limón sin saber cuál es el tamaño de los cálculos y sin consultar previamente al médico.

Hígado, dolores: Poner un limón en un recipiente con un litro de agua y 100 gramos de azúcar, llevar a ebullición. Colocar paños fríos o una bolsa con hielo a la altura del hígado.

Hígado, limpiar: Calentar media taza de jugo de limón y beberlo en ayunas. Otra opción es exprimir el jugo de un limón y tomarlo a temperatura ambiente, el resultado es casi inmediato

Hipo: Comer una cucharadita de azúcar y hacer gárgaras con agua con limón.

Infección microbiana en el intestino: Tomar el jugo de 1 ó 2 limones en agua hervida templada, media hora o con más frecuencia si la situación lo aconseja, comiendo entretanto sólo alimentos leves o, si es necesario, suspender su ingestión unos días.

Insomnio: Para calmar los nervios y conciliar el sueño, se debe tomar en la noche un té de flores del limón, haciendo hervir una cucharada sopera de flores en una taza de agua durante dos minutos.

Intoxicación estomacal: Suspender las comidas habituales e ingerir únicamente el jugo de 1 ó 2 limones, disueltos en una taza de agua hervida templada. Puede repetirse cada media hora, hasta lograr la normalización.

Lombrices, contra: Rallar la corteza de un limón y mezclar con una pizca de azúcar.

Mal Aliento: 2 cucharadas de aceite de oliva, ½ limón, exprimir el medio limón y añadir el zumo al aceite de oliva. Tomar esta mezcla en ayunas durante nueve días.

Náuseas: Preparar té, con dos tazas de agua, una rama de menta, dos hojas de zarzamora y el jugo de medio limón. Calentar el agua hasta que hierva y luego añadir la menta y la zarzamora. Dejar hervir 2 minutos más y retirar del fuego. Dejar reposar 5 minutos. Colar el té y exprimir el jugo de limón.

Nervios: Tomar en la noche, un té de las flores del limón haciendo hervir una cucharada sopera de flores en una taza de agua durante dos minutos.

Oídos, supuración: Exprimir un limón para obtener su zumo y empapar una bolita de algodón en él. Ésta debe ser colocada suavemente en la entrada del oído (no introducirla adentro) por 10 minutos. Debe ser aplicado antes de dormir. Este remedio es ideal cuando el dolor de oído es producido por exceso de cera en el conducto del oído.

Ojeras: Tomate y el limón son excelentes remedios naturales paras las ojeras. Para ello preparar una pasta suave y bastante líquida con un poco de zumo de limón, un poco de zumo de tomate y algo de harina para espesar, pero muy poco. Luego la usamos a diario sobre la zona afectada.

Orinar, dificultad: Tomar agua hervida de cáscaras de mandarina con limoncillo (gramínea herbácea de hojas largas y estrechas, originaria de Asia) o limón.

Orzuelos en los ojos: Poner un trozo pequeño de limón en el párpado cerrado. Cambiarlo cada 2 horas.

Ovarios, dolores: 1 hoja mediana de aloe vera, 1 vaso con agua, 1 limón, miel. Cortar en pedacitos el aloe y pasarla por la licuadora echar el agua, un limón y 1 o 2 cucharadas de miel. Una vez licuado, colarlo, y lo tomamos (el aloe sabe un poco amarga, por eso se le pone miel para suavizar el sabor).

Paludismo: Empezar tomando dosis pequeñas de limón hasta que el organismo lo acepte y se acostumbre y llegar al litro diario, endulzarlo con miel si conviene y después reducir las dosis gradualmente.

Palpitaciones: Es un gran sedante del corazón. El limón purifica la sangre, diluyéndola, y regulariza inmediatamente el ritmo normal del corazón.

Páncreas, depurar: Tomar media hora antes de las comidas, el jugo de 1 ó 2 limones disueltos en caldos de hortalizas (cebolla, apio, lechuga, etc.). Como el tratamiento es largo, después de 10 días conviene reducir la dosis a la mitad, al término de los cuales de nuevo se aumenta y así sucesivamente.

Parásitos: Machacar una buena cantidad de semillas de limón, añadir miel de abejas, mezclar hasta que formar una pasta. Ir comiendo durante el día, hasta completar 2 cucharadas soperas de la preparación. Continuar hasta expulsar los parásitos.

Pecas y manchas en la cara: Colocar las cáscaras de la ostra en un recipiente, echarle el jugo puro de varios limones. Cuando se disuelvan, revolver y aplicar diario en las manchas y pecas.

Aplicar alcohol y zumo de limón cada noche antes de acostarse.

Pelo graso: Exprimir el jugo de 3 limones, colarlos y aplicar en el cuero cabelludo, también puede utilizarse el jugo de limón mezclado con agua para dar el último enjuague después del lavado.
El limón tiene propiedades astringentes que controlan la grasa tanto del cabello como de la piel.

Presión alta: El limón también es un alimento excelente para controlar la tensión arterial alta. Contiene la vitamina P que se encuentra en el jugo y la cáscara de la fruta. Esta vitamina es esencial para prevenir la fragilidad capilar.

Piel, desintoxicar: Tomar diariamente el jugo de un limón, también aporta vitamina C.

Pies cansados. Realice baños de pies con agua y jugo de limón.

Piojos: Mezclar limón y azúcar en partes iguales, humedecer el cabello con esto y dejarlo un par de horas antes de lavarlo.

Próstata: Tomar un licuado antes de desayunar con: 1 rama de perejil, 1 limón, 1 zanahoria grande y miel. Licuar el perejil y la zanahoria y se le añade el zumo de un limón. La miel se agrega para endulzarlo.

Quemaduras solares: Aplique sobre la piel algodones impregnados en jugo de limón diluido en agua. Actúa como astringente y calma el dolor.

Raquitismo: Tratamiento a base de tomate y limón. Una semana completa beber en ayunas el jugo de tomates maduros naturales, la semana siguiente tomar una taza de jugo puro de limón; a la tercera semana se volverá al tomate, y así se continua medio año.

Reconstituyente: 2 manzanas, 2 naranjas, 6 hojas de lechuga y el jugo de1 limón. Se lavan las manzanas, las naranjas, el limón y las hojas de lechuga. Exprimir el jugo de las naranjas y del limón. Pasar por la batidora las manzanas y las hojas de lechuga. Se recomienda tomar este jugo por las mañanas por lo menos durante dos semanas.

Resaca del Alcohol: Un puñado de hojas de ortiga ¼ litro de agua, 1 limón. Hervir las hojas de ortigas en el agua durante 5 minutos y se cuela. El jugo del limón, se añade en el momento de tomarlo.

Resfriados: Tomar el zumo de 2 limones mezclado con la misma cantidad de Miel. Tomar una cucharadita de esta mezcla varias veces al día.

Reumatismo Exprimen tres limones en medio vaso de agua y tomar el líquido en ayunas durante 10 días seguidos. Después de una semana se reanuda el tratamiento.

Riñones, piedras: El jugo de limón puede ayudar a desintegrar los cálculos para que puedan ser expulsados por la orina.

Sarro y mal aliento: Como dentífrico, el zumo de limón en un vaso de agua caliente quita el sarro de los dientes y acaba con el mal aliento, pero debe tenerse la precaución de enjuagarse bien la boca para eliminar el ácido cítrico que deja el limón, pues este daña el esmalte de los dientes.

Sinusitis: Hervir, durante 5 minutos, una cucharada de tomillo seco en un cazo con 1 litro de agua. Retirar del fuego, y agregar zumo de un limón. Posteriormente, inhalar el vapor. Tapar con una toalla para no desperdiciar el vapor.

Sueño: Tomar por la noche, un té de las flores del limón haciendo hervir una cucharada sopera de flores en una taza de agua durante dos minutos.

Sudor y el mal olor: Necesitamos la corteza de 2 naranjas, la corteza de 2 limones, 1 litro de agua, ½ kg de sal marina, 3 cucharadas de bicarbonato. Rayar las cortezas y hervirlas a fuego lento durante 2 minutos, filtrar. Poner agua en la bañera, mezclar la cocción y añadir la sal marina y el bicarbonato. Sumergirse en la bañera con el agua a unos 38 ºC durante 15 minutos. No sólo desaparece el mal olor, sino que se puede prescindir de otro tipo de desodorante durante unos días.

Tos: Tomar una manzana y quitarle el corazón, poner en el lugar del corazón una cucharadita de miel. Cocer hasta que desprenda un jarabe que debe mezclarse con el zumo de un limón.

Tosferina: Naranja, lima, limón, zanahoria y berros, Exprimir, licuar y tomar.

Úlceras, en piel: Aplicar jugo de limón sobre las partes afectadas.

Úlcera estomacal: El limón y el bicarbonato son de gran ayuda para neutralizar los jugos gástricos que provocan los ardores de estómago.
1 cucharadita de bicarbonato, 1/2 vaso de agua, zumo de 1/2 limón.
Disolver el bicarbonato en agua templada, dejar reposar diez minutos y añadir el zumo de un limón.

Varices y hemorroides: colocar la ralladura de la corteza de dos limones en un tarro con tapa, cubrirlo con veinticinco gramos de aceite de oliva extra virgen, cerrar el tarro y dejar macerar quince días. Luego poner a baño maría veinticinco gramos de vaselina sólida con la misma cantidad de manteca de cacao, mezclar con el limón ya macerado y guardar en otro recipiente. Esta crema se aplica fría y es de uso externo.

Vómito: Tomar agua con limón cada 15 minutos, la segunda vez con un poquito de bicarbonato de sodio; seguir hasta que el vómito se detenga.

Precauciones sobre el Limón:

No es aconsejable consumirlo durante los tres primeros meses de embarazo y durante la lactancia

No es conveniente, el consumo interno del limón, para las personas acidificadas que presenten dolores articulares característicos de la artritis, descalcificaciones o con procesos avanzados de osteoporosis.

Siempre se debe tomar el jugo de limón con precaución, ya que puede desgastar el esmalte de los dientes.

JOSEP MASDEU BRUFAL

Naturópata

Tags:, , ,

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votos, media: 5,00 de máximo 5)
Loading...Loading...
Últimos Comentarios

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *