¿Prevenir o Curar?

La enfermedad es causada habitualmente por la acumulación de toxinas en el cuerpo, promovida por malos hábitos alimenticios, el estrés y la contaminación ambiental.

Curar o prevenir, es el tema clave que determina nuestro comportamiento respecto a la salud. Si elegimos curar, las tácticas a desarrollar son unas y si queremos prevenir, son otras diferentes.Prevenir o curar

¿Qué es lo mejor?

Prevenir es más fácil que curar, menos doloroso y más barato a la larga.

Aunque curar es necesario cuando estamos enfermos.

Todos queremos vivir bien, sin enfermedades. Pero para ello tenemos que  cuidarnos adecuadamente, para estar sanos y fuertes.

La prevención es realizar acciones anticipatorias, es trabajar con las causas reales o hipotéticas de algo que, de dejarlo pasar ahora para tratarlo después representaría un costo extra en dinero, en sufrimiento y en esperanza de vida.

En nuestra sociedad de consumo, las enfermedades ofrecen unas  oportunidades de negocio a unos pocos, quizás es por esto que la medicina curativa ha avanzado más que la preventiva.

Un Sistema de Salud es más eficaz en la medida que prevenga más que cure

Sólo con unos tratamientos preventivos, es posible conseguir ambientes más sanos y cambios en los hábitos de vida y su desarrollo.

Promover la salud requiere alcanzar un nivel satisfactorio en aspectos básicos como la alimentación, calidad de vida, etc., pero también disponer de habilidades personales y  criterios para elegir las opciones más saludables y adecuadas.

Ya que las enfermedades son consecuencia de los estilos de vida y los hábitos personales y repercuten en la vida familiar y social, debemos aprender a prevenirlas, entendiendo que el cambio o eliminación de determinados hábitos dañinos, pueden mejorar nuestro bienestar y aumentar nuestra calidad de vida.

Hay dos tipos principales de enfermedades:

  • las físicas o corporales
  • las psicológicas o mentales

Para ayudar a prevenir  las primeras  debemos  tomar  precauciones:

  • Llevar una vida activa, hacer ejercicio.
  • Tener una alimentación equilibrada
  • Beber ocho vasos de agua al día.
  • Dormir de 7 a 8 horas diarias.
  • No estar en ambientes contaminados.
  • Seguir unas normas de higiene, sin pasarse en ciertas prácticas.
  • Con referencia a las enfermedades mentales:
  • Apartar los malos hábitos que vuelven vacía la vida.
  • Liberar la mente de todo pensamiento perturbador.
  • Cultivar nuestra autoestima.

Normalmente creemos que la enfermedad es producida por causas externas, pero pocos saben que la causa está en la inactividad o estancamiento de la energía interna.

No debemos ser intransigentes y seguir el tratamiento que consideremos más conveniente.

De todas formas los mejores métodos son aquellos que ayudan a la energía vital a romper su estancamiento y facilitan su libre circulación interna.

Podríamos ampliar los campos en que es mejor prevenir que curar, pero en ellos la perspectiva de la prevención cambia, como en catástrofes medioambientales provocadas por el hombre, o las económicas de las que tanto se habla hoy en día o de las políticas… etc.

Y tu que prefieres…

JOSEP MASDEU BRUFAL

Naturópata

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sea el Primero en Puntuar)
Loading...
10 Comentarios
  1. marzo 27, 2013
  2. marzo 27, 2013
  3. marzo 28, 2013
  4. marzo 28, 2013
  5. marzo 28, 2013
  6. marzo 28, 2013
  7. marzo 29, 2013
  8. junio 11, 2013
  9. junio 14, 2013
  10. mayo 24, 2015

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR