El Lenguaje de la Posición y de las Posturas del Cuerpo

En el cuerpo tenemos 206 huesos que forman el esqueleto; de ellos, unos cuantos guardan órganos vitales, pero la mayoría dan dureza al cuerpo y le permiten realizar trabajos. Para el ergónomo, los huesos relacionados con el trabajo son los largos de brazos y las piernas y los largos de los dedos de las manos y pies.El Lenguaje de la Posición y de las Posturas del Cuerpo

El cuerpo siempre nos manda mensajes para tener un buen equilibrio entre los 3 planos de la vida: el físico, el emocional y el espiritual. Un dolor, una enfermedad, una molestia, una presión en el pecho, un bienestar o malestar, así son los mensajes.

Los huesos se unen con las articulaciones y entre ellos por los ligamentos y los músculos que hacen que los seres vertebrados se muevan por la fuerza de la contracción muscular, que impulsa los huesos.

Estos movimientos están formados por actividades motoras “gruesas” y “finas”.

Las primeras se refieren a los movimientos del tronco y de los miembros, como por ejemplo, mantenerse sentado, estar de pie, volverse, caminar, coger objetos y moverlos.

Las segundas son movimientos precisos de la mano y los dedos, como el movimiento que permite coger y mover objetos, o los movimientos que realizan actividades más complejas, como coser o escribir. También los movimientos oculares y los asociados al habla.

Estos movimientos a su vez son controlados por el sistema nervioso central (cerebro y medula espinal) y el sistema nervioso periférico (nervios que van desde el sistema nervioso central hasta la placa motora de los músculos). Además, es necesaria la contracción muscular, que puede ser voluntaria o involuntaria.

Mantener una correcta posición corporal es bueno, tanto para la salud como para la estética. Si vamos erguidos y con la espalda recta evitaremos problemas musculares y de columna y mantendremos una buena oxigenación y una apariencia esbelta.

Pero la posición también depende de otros factores como las características personales, aspectos fisiológicos, biomecánicas y de educación.

Una postura incorrecta con el cuerpo torcido o excesivamente derecho, dificulta la respiración y puede provocar problemas como lumbago, escoliosis y lordosis, además de apisonar los órganos de la digestión, causando trastornos digestivos.

Una postura correcta, se define como la alineación igualada y proporcional de las partes del cuerpo alrededor del eje de gravedad. La postura ideal es la que no exagera o aumenta la curva lumbar, dorsal o cervical, es decir, cuando se mantienen las curvas de la columna vertebral.

Consejos para mantener una Postura correcta

Adaptar los ambientes de trabajo y estudio: se recomienda una silla de entre 65 y 75 centímetros de alto; con espacio interior suficiente para que se puedan estirar un poco las piernas y éstas se apoyen en el suelo. En caso de utilizar ordenador, situar la pantalla a una distancia entre 50 y 60 centímetros y a una altura similar a la de los ojos.

Evitar una vida sedentaria: es necesario desarrollar la musculatura, por lo cual se recomienda hacer pausas en una larga jornada y hacer actividad física, caminando, en bicicleta o nadando.

Fortalecer la musculatura: Abdominales, glúteos y hombros son las áreas del cuerpo que menos se suelen ejercitar en nuestra actividad cotidiana, y por lo tanto es indispensable reforzarlas mediante ejercicios localizados que se pueden realizar en el suelo cada mañana.

Cuidar el peso: La obesidad y el sobrepeso son un problema para una postura correcta. Conviene controlar el peso y mantener una buena dieta.

Las posturas corporales pueden considerarse expresiones socioculturales relacionadas con el cuerpo y su expresividad.

Antiguamente, la educación más autoritaria, rígida, ponía énfasis en la “buena compostura”.

Más recientemente la estética ha cambiado la necesidad de fomentar la individualidad a través del cuerpo, esto ha repercutido en niños, adolescentes y adultos que no corrigen  sus posturas corporales inadecuadas.

La tecnología ha introducido cambios importantes en la vida laboral, donde la fuerza física y la potencia muscular han sido sustituidas por máquinas y también se ha reducido la actividad física en el ámbito familiar. Todos estos elementos han provocado el descenso de la actividad física y el aumento del sedentarismo. Asociado a esta reducción de la actividad física, se incrementa la tensión psicológica y el estrés.

Estos avances hacen que las personas tengan que adaptar sus movimientos para manipular estas herramientas y objetos, lo que puede acarrear un mal uso de la función musculo-esquelética.

Además de las pautas posturales, también el entorno influye en el movimiento. Así, una temperatura ambiental cálida hará aflojar el tono muscular y los movimientos serán más lentos. Pero cuando la persona tiene frío, aumenta su tono muscular y adopta una postura tensa.

Todos sabemos interpretar el lenguaje corporal más evidente, como una mirada de cariño, un puño cerrado amenazante o un gesto evidente de desprecio. Pero el lenguaje corporal es mucho más complejo, porque nuestro cuerpo habla siempre, aunque también debemos saber que no hay verdades absolutas. Cuando alguien se acaricia la barbilla no siempre significa que está reflexionando, al igual que taparse la boca al hablar no es un síntoma innegable de falsedad.

También hemos de tener en cuenta que cada gesto debe leerse en su contexto. Es un error querer controlar al 100% nuestro cuerpo y su lenguaje, pero tampoco nos podemos olvidar de él.

Los sentimientos también se expresan en el cuerpo: los ojos brillan de alegría, enrojecemos de vergüenza, nos llevamos las manos a la cabeza.

El lenguaje del Cuerpo

He aquí algunos ejemplos del lenguaje de nuestro cuerpo y su significado:

Los brazos cruzados sobre el cuerpo son una posición defensiva muy evidente, mientras que posturas abiertas manifiestan tranquilidad, hasta el punto que si son excesivamente abiertas transmiten desinterés e incluso mala educación. El cruce de piernas con el tobillo encima de la rodilla, es poco recomendable en una entrevista de trabajo.

Afirmar frecuentemente mientras escuchamos significa que entendemos y estamos de acuerdo o que queremos que nuestro interlocutor acabe pronto para responderle. Una ligera inclinación hacia adelante indica que estamos escuchando, y escuchando con interés si al mismo tiempo nos inclinamos hacia un lado.

Tocar a una persona, siempre tiene su “peligro”, ya todos tenemos un espacio personal de entre 45 y 60 centímetros que sólo dejamos que penetren ciertas personas de nuestro entorno.

Las manos expresan mucho de nosotros y aunque muchas veces no sabemos qué hacer con ellas, siempre hacen algo como:

Mover o tocar objetos, es síntoma de nerviosismo e inseguridad.

Entrelazar los dedos, es un gesto que expresa autoridad y firmeza, pero también voluntad de entendimiento y espíritu constructivo.

Frotarlas entre sí, es síntoma de ansiedad y preocupación.

Girarlas y mostrar las palmas, transmite sinceridad y honradez.

Tocar el brazo de nuestro interlocutor, es para pedirle que confíe en nosotros y crea lo que le contamos.

Cuando nos encontramos con alguien, le miramos a los ojos para conocer sus sentimientos e intenciones, después retiramos unos instantes la mirada para expresar nuestra aprobación a esa persona. Eludir esa pausa y mantener la mirada fija puede entenderse como una actitud provocadora.

En una charla, esquivar la mirada antes de empezar a hablar es señal de que lo que vamos a decir es fruto de una reflexión meditada, mientras que mirar a derecha e izquierda cuando nos hablan es una muestra de desinterés.

Mirar claramente a los ojos, señala interés y atención, pero mantener una mirada fija durante todo el tiempo es provocador.

Cuando el cuerpo manda mensajes, si no se escuchan, empieza a dañarse, a enfermarse, a empeorar. Por esto debemos prestarles atención, a saber lo que necesita y dárselo, puede ser descanso, cambiar de postura, o bien sacar alguna carga interior, que lo daña como el rencor, el odio, la culpa. Solo aprendiendo a escuchar a nuestro cuerpo lo podremos hacer, fijándonos donde esta esa sensación placentera o no placentera para poder saber qué hacer.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sea el Primero en Puntuar)
Loading...
13 Comentarios
  1. abril 22, 2011
  2. mayo 4, 2011
  3. mayo 6, 2011
  4. julio 13, 2011
  5. julio 13, 2011
  6. julio 15, 2011
  7. julio 25, 2011
  8. julio 25, 2011
  9. noviembre 22, 2013
  10. septiembre 9, 2014
  11. septiembre 10, 2014
  12. diciembre 12, 2014
    • diciembre 12, 2014

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR