Descubre los Nutrientes para una Buena Salud

Un nutriente es un producto químico que necesita la célula para realizar sus funciones vitales. Ellos son tomados por la célula y transformados en constituyentes celulares a través de un proceso de biosíntesis llamado anabolismo.

Los nutrientes se clasifican en:

Macro nutrientes: aportan energía y se requieren a diario en grandes cantidades, incluyen proteínas, carbohidratos y grasas. Son la base de toda dieta.

Micronutrientes: son las vitaminas y los minerales. Se encuentran en los alimentos en pequeñas cantidades y son decisivos en el funcionamiento normal del organismo y en la digestión.

Nutrientes para una buena salud

Hoy os voy a hablar de los segundos, los MICRONUTRIENTES porque tan importante es alimentarse correctamente, como saber lo que comemos y cómo debemos comerlo. En este punto  vais a necesitar la ayuda de un profesional que os asesore correctamente, pero es necesario y fundamental para mantener esa buena salud que buscamos.

Este artículo quizás es más técnico, en el sentido de que describo más cualidades que opiniones, pero leedlo, es interesante para tener unas nociones básicas sobre qué cosas nos conviene comer.

Vitaminas

Las vitaminas son sustancias orgánicas químicas esenciales y necesarias para el cuerpo pero en pequeñas cantidades. Son esenciales en el metabolismo y necesarias para el crecimiento y en general el buen funcionamiento del cuerpo. Ayudan a la formación de hormonas, células sanguíneas, y son necesarias para el sistema nervioso y material genético.

Sin las vitaminas, se retardaría la producción de determinadas reacciones químicas de nuestro cuerpo.

Las vitaminas, se clasifican en:

Liposolubles por su capacidad de disolución en grasa, o Hidrosolubles por su capacidad de disolución en agua.

Vitaminas liposolubles, son A, D, E, K. Las consumimos con alimentos que contienen grasa, pero como estas vitaminas se pueden almacenar en la propia grasa, no es conveniente consumirlas todos los días. También pueden bloquear el efecto de otras vitaminas y causar intoxicación si se toman en exceso.

Estas vitaminas son descompuestas por la bilis del hígado pasando las moléculas producidas a través de los vasos linfáticos y las venas para ser liberadas en las arterias.

Vitaminas hidrosolubles, son B, C y ácido fólico. No se almacenan en el cuerpo, por lo que es necesario consumirlas a diario.

Las vitaminas no producen energía y, por tanto, no producen calorías, pero intervienen en determinadas reacciones bioquímicas liberando energía.

La falta de vitaminas y minerales en el cuerpo provoca cabellos frágiles, piel seca, ojos sin brillo, huesos débiles, insomnio…

Es importante consumir alimentos ricos con propiedades antioxidantes” para protegernos de los radicales libres y con ello retardar el envejecimiento.

Los radicales libres son moléculas producidas cuando el cuerpo desgasta los alimentos o por la exposición ambiental al humo del tabaco y la radiación. Los radicales libres pueden dañar las células y representan un papel importante en determinadas enfermedades.

Los antioxidantes retrasan el proceso de envejecimiento combatiendo la degeneración y muerte de las células que provocan los radicales libres.

Las vitaminas antioxidantes son la C, la E y el Betacaroteno. El consumo debe ser controlado por un profesional de la salud para evitar consecuencias negativas en la salud, debemos evitar siempre la automedicación

Vitamina A

La podemos conseguir consumiendo frutas amarillas oleaginosas y secas, limones, naranjas, albaricoques, aceite de hígado de pescado, hígado de vaca, yema de huevo, mantequilla, vegetales de hoja verde, zanahorias, calabazas, brócoli, melón, mango, etc.

La vitamina A es necesaria para el correcto funcionamiento de los sistemas inmunitario, óseo, respiratorio, reproductor y cutáneo. Ayuda en la formación del colágeno, así como también de los huesos, dientes, uñas y piel. Favorece la resistencia a infecciones de las mucosas, previene resfriados y favorece el crecimiento en general.

Vitamina B, B1, B2, B3, B4, B5, B6, B7, B8, B9, B10, B12, B13, B15, B17

La consumimos comiendo naranjas, cereales, levadura de cerveza, germen de trigo, cáscara de los cereales, arroz integral, carne magra, huevos, nueces, legumbres, patatas, vegetales de hoja verde, frutos secos, etc.

Funciones principales de la vitamina B: previene la fatiga, es antineurítica, favorece el crecimiento, ayuda en la digestión, estimula las secreciones glandulares. Metaboliza los hidratos de carbono. Regulariza las funciones nerviosas y cardíacas.

La vitamina B3 reduce los niveles de colesterol en la sangre y sirve para tratar la arterioesclerosis.

La vitamina B4 favorece el crecimiento y ayuda en la lucha contra la falta de leucocitos.

La vitamina B5 ayuda a liberar energía de los alimentos.

La vitamina B6 ayuda en la formación de glóbulos rojos. También ayuda en la formación del ácido clorhídrico del estómago y metaboliza el magnesio. Ayuda a mantener el equilibrio del sodio y potasio del cuerpo.

La vitamina B8 alivia dolores musculares, eczemas y dermatitis.

La vitamina B9 o ácido fólico, es fundamental en el desarrollo del feto y ayuda a prevenir algunas malformaciones.

La vitamina B10 es efectiva contra parásitos intestinales e intoxicaciones. Ayuda a controlar la anemia.

La vitamina B12 regenera la médula ósea y los glóbulos rojos, mejora la memoria.

La vitamina B13 trata la esclerosis múltiple, previene problemas de hígado y evita la vejez prematura.

La vitamina B15 ayuda en la absorción del oxígeno en los tejidos, mantiene la vida de las células.

Vitamina C o Ácido ascórbico

La obtenemos consumiendo cítricos, tomates patatas, verduras de hoja verde, fresas, piña, brócoli, kiwi y otros vegetales y frutas.

La vitamina C es antioxidante, fortalece el sistema inmunológico, interviene en el desarrollo de los huesos y los dientes. Estimula el crecimiento, baja la tensión arterial. Es necesaria para la absorción del hierro, también es desinfectante. Aumenta la producción de glóbulos blancos. Previene enfermedades de la vesícula biliar. Ayuda a fabricar el colágeno. Controla la diabetes. Previene el resfriado común y fortalece las defensas de nuestro organismo. Ayuda a mantener un buen estado de ánimo y previene la depresión.

La vitamina C ,junto a la vitamina E y al betacaroteno, neutralizan la acción de los radicales libres.

La vitamina C se oxida rápidamente al exponerla al aire, el calor y el agua.

Vitamina D o Antirraquítica

La obtenemos a través de pescados grasos, productos lácteos, huevos, cereales, algunos hongos carnosos…

Ayuda en la formación de los huesos. También tomando el sol protegemos los huesos, ya que el sol ayuda a nuestro cuerpo a fabricar vitamina D. Es esencial para la absorción del calcio, ayuda al desarrollo de los músculos.

Vitamina E

La podemos conseguir a través de aceite vegetal, verduras de hoja verde, yema de huevo, legumbres, nueces, cereales, tomates…

Es importante en la reproducción, en las funciones nerviosas y musculares, protege las células. Es antioxidante y conserva los tejidos. Fortalece el sistema inmunitario. Es liposoluble. Previene el cáncer. Previene la oxidación de la vitamina a, alivia la fatiga, disuelve coágulos sanguíneos. Proporciona oxígeno al organismo. Evita la destrucción de glóbulos rojos. Ayuda en la anemia.

Vitamina F

Se encuentra en pescados grasos, germen de trigo, huevos, aceite de girasol.

Se utiliza en productos de belleza para fortalecer el cabello. Reducen el colesterol y triglicéridos. Eliminan las grasas saturadas.

Vitamina K

La consumimos con las naranjas, algas, raíces comestibles, frutas y semillas, espinacas, hígado, etc.

Es antihemorrágica, ayuda al proceso de coagulación de la sangre. Esta vitamina es producida por bacterias en el intestino. Es liposoluble. Previene la osteoporosis.

Vitamina P

Bajo este nombre se agrupan los Bioflavonoides.

Se encuentra en cítricos, ciruelas, uvas tomates, pimiento verde, brócoli…

Esta vitamina refuerza la acción de la vitamina C y ayuda a que esta no se destruya por la oxidación del aire. Es antioxidante. Favorece a que los riñones filtren adecuadamente y en el buen funcionamiento del hígado. Refuerza la resistencia de las paredes venosas.

Vitamina T

Está en semillas de sésamo, yema de huevo, etc.

Favorece la coagulación de la sangre y la formación de plaquetas. Es útil en anemias y hemofilia. Favorece el crecimiento.

Vitamina U

Se encuentra en la col cruda.

Cura úlceras, ya que refuerza las paredes del estómago y del intestino.

Junto a las vitaminas y también como nutrientes están los minerales fundamentales en nuestra alimentación para el desarrollo de nuestro organismo. Mantener ese equilibrio es fundamental para una buena salud.

JOSEP MASDEU BRUFAL

Naturópata

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sea el Primero en Puntuar)
Loading...
7 Comentarios
  1. agosto 12, 2010
  2. septiembre 3, 2010
  3. septiembre 27, 2010
  4. noviembre 10, 2010
  5. noviembre 10, 2010
  6. enero 9, 2011
  7. enero 9, 2011

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR