Las 8 Reglas de la Mente que te ayudarán a Cambiar tu Vida

por Ricardo Ros

Existen ocho reglas fundamentales que el cerebro cumple escrupulosamente y que tenemos que tener en cuenta a la hora de producir cualquier cambio.

Las 8 reglas de la mente para que te ayudarán a cambiar tu vida

1. Todo pensamiento o idea produce una reacción física.

Todos los pensamientos afectan a todas las funciones del organismo. Los pensamientos de preocupación desencadenan cambios en el estómago, que a la larga pueden derivar en úlceras. Los pensamientos de ira aumentan el nivel de adrenalina a la sangre, produciendo diversos cambios en el cuerpo. Los pensamientos de ansiedad y miedo aumentan la rapidez del pulso. Todas las ideas que tienen un fuerte contenido emocional casi siempre alcanzan el inconsciente (la mente del sentimiento). Una vez aceptadas, éstas ideas continúan produciendo la misma reacción corporal una y otra vez.

Es necesario, por lo tanto, romper ese círculo por algún sitio si no queremos caer una y otra vez en las mismas respuestas psicofisiológicas.

2. Lo que se espera tiende a hacerse realidad

El cerebro y el sistema nervioso responden a imágenes mentales, ya sean imágenes internas o externas. Las imágenes formadas se convierten en pautas fijas y el inconsciente utiliza todos los medios de que dispone para llevar a cabo su plan. Preocuparse es una forma de programar respuestas físicas que no deseamos y el inconsciente actúa para que se cumpla la situación representada en las imágenes. “Las cosas que temía han acabado por sucederme“.

Muchas personas padecen ansiedad crónica, que es simplemente una expectativa mental inconsciente de que va a ocurrir algo terrible. Por otra parte, todos conocemos personas que parecen tener una magia especial. Parece que la vida les colma de bendiciones sin motivo aparente. De ellos decimos que tienen suerte. Lo que parece buena suerte es en realidad expectativa mental positiva, una honda convicción de que ellos merecen que todo les salga bien. Nos convertimos en lo que pensamos.

Nuestra salud física depende en gran medida de nuestra expectativa mental. Los médicos reconocen que si un paciente espera seguir enfermo, lisiado, paralizado, desvalido o incluso morir, tiende a hacerse realidad la situación esperada.

3. Al tratar con tu mente o con la otra persona, la imaginación es más poderosa que el conocimiento

La imaginación anula fácilmente la razón. Este es el motivo por el que ciertas personas se precipitan a ciegas hacia actos o situaciones irracionales. Los crímenes violentos originados por los celos casi siempre tienen la causa en una imaginación hiperactiva.

Muchos se sienten superiores a los que pierden sus ahorros en manos de timadores o siguen ciegamente a demagogos. Se ve fácilmente que estas personas sobrepasan su razón. A menudo estamos ciegos ante nuestras propias supersticiones, prejuicios o creencias irracionales. Las ideas que contienen una fuerte emoción, como la ira, el odio, el amor a nuestras creencias políticas o religiosas, son difíciles de modificar mediante el uso de la razón.

4. No se puede estar de acuerdo y al mismo tiempo tener ideas opuestas

Se pueden almacenar muchas ideas. La regla hace referencia al reconocimiento de una idea por la mente consciente. Muchas personas intentan obtener ideas opuestas simultáneamente. Un hombre podría creer en la honestidad y esperar que sus hijos sean honestos, y no obstante embarcarse en prácticas comerciales levemente deshonestas. Puede intentar justificar sus actos diciendo: “Todos mis competidores lo hacen, es una práctica “aceptada“. Sin embargo, no puede eludir la tensión y su efecto sobre el sistema nervioso, originada por sostener ideas opuestas.

5. Una vez que una idea ha sido aceptada por la mente inconsciente, permanece hasta que otra idea la reemplaza

Esta regla va asociada a la siguiente: cuanto más tiempo permanece una idea, mayor es la resistencia a que se la reemplace por otra idea nueva.

Una vez que una idea ha sido aceptada, tiende a permanecer, y cuanto más tiempo actúa, más tiende a convertirse en una forma habitual de pensar. Así es como se forman los hábitos, buenos o malos. Tenemos pautas de pensamiento y acción. Anótese bien: “Toda acción va precedida del pensamiento“. Si queremos modificar nuestras acciones, tenemos que empezar modificando nuestros pensamientos. Aceptamos ciertos hechos como verdaderos. Aceptamos que el sol sale por el este y se pone por el oeste, incluso cuando está nublado y no podemos verlo. Tenemos muchas pautas de pensamiento que son incorrectas y, sin embargo, se han fijado. Existen personas que en momentos críticos beben whisky, fuman o consumen calmantes para rendir con eficiencia. Todo eso es incorrecto, pero la idea está ahí y resulta una pauta fija de pensamiento. Habrá oposición a reemplazarla con una nueva idea.

6. Un síntoma inducido emocionalmente, si persiste lo suficiente, tiende a causar cambios orgánicos

La ciencia médica reconoce que más del 60 % de las enfermedades humanas son psicosomáticas. La función de un órgano o de una parte del cuerpo se ha perturbado por la reacción del sistema nervioso a ideas negativas que sostiene el inconsciente. No se quiere decir con esto que toda persona que se queja de una enfermedad está enferma emocionalmente o es neurótico. Hay enfermedades causadas por gérmenes, parásitos o virus. ¡Somos un conjunto inseparable de mente y cuerpo! Si temes continuamente que tu salud se debilite, sí hablas constantemente de tus nervios de estómago o tus migrañas debidas a la tensión, a la larga pueden producirse cambios orgánicos.

7. Cada sugerencia llevada a la práctica disminuye la resistencia a sucesivas sugerencias

Cuanto más tiempo dura una tendencia mental, más fácil es de seguir. Una vez que se forman los hábitos, se vuelven más fáciles de seguir y más difíciles de romper.

Cuando el inconsciente ha aceptado una sugerencia, se hace más fácil que acepte nuevas sugerencias y las lleve a la práctica. En ello se basa la publicidad y el marketing.

8. En lo concerniente a la mente inconsciente y sus funciones, a mayor esfuerzo consciente menor es la respuesta del inconsciente

¡La “fuerza de voluntad” no existe en realidad! (en muchas ocasiones). Si padeces insomnio, has aprendido que “cuanto más te empeñas en dormirte, más te mantienes despierto“. Al tratar con el inconsciente tómate las cosas con calma. Hay que saber dar las instrucciones al cerebro para que entienda exactamente lo que deseamos de él. El cerebro no entiende el lenguaje consciente, ya que utiliza un lenguaje que no está basado en palabras, sino en la estructura que tiene el pensamiento. Por eso no sirven todos esos libros de autoayuda en los que se trata de realizar autoafirmaciones. Esos libros te recomiendan frases del estilo: “Soy capaz de sentirme bien“. Si pensar eso así funcionara, no habría problemas psicológicos. El cerebro no entiende ese tipo de frases. El cerebro funciona por estructuras. Decir “soy capaz de sentirme bien“, llega a nuestra parte racional, pero no hace que cambiemos nuestra forma de sentir.

Tags:, , , ,

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sea el Primero en Puntuar)
Loading ... Loading ...
8 Comentarios
  • 2012.04.23 05:21, Clarinda dice:

    Gracias, esto va a servirme mucho en la vida!!

    • 2012.04.29 22:39, Josep dice:

      De vez en cuando necesitamos que nos refresquen la memoria para abrirnos los ojos y reflexionar profundamente.

      • [...] unas con otras. Es intuitivo y poco lógico, piensa en imágenes y sentimientos, teniendo mucha imaginación y [...]

        • 2012.11.21 05:24, sally dice:

          Tan cierto e cegarnos por una idea o un pensamiento que se nos cruza por la mente se noshac e realidad, que aveces la hacemos como ciertas y eso es malo uno puede conjeturar mas no calificarlas como ciertas hasta no comprobarlas. Muy importante el artículo.

          • 2012.11.23 12:51, Josep dice:

            Lo importante es ir poniendo en practica las diversas informaciones que os voy facilitando para que podais comprobar en primera persona los resultados, teniendo en cuenta que no todos funcionan igual para todos.

          • 2013.08.29 19:04, Lucia dice:

            Buenas tardes Josep! Me encanto el tema! …..me gustaria me aclararas el punto 8 En el libro ud. Puede sanar su vida Louise habla sobre las afirmaciones parecidas a tu ejemplo en el cual dices que no tienen ningun efecto….entonces como deberian de hacerse para que el cerebro las interprete como reales? Gracias por tu respuesta!

            • 2013.08.30 17:27, Josep MasdeuBrufal dice:

              Desde que escribí el artículo hasta hoy a pasado un poco de tiempo y en el he podido aprender y practicar este tema, mi opinión personal y con la que he obtenido buenos resultados, es no forzar la mente, cuando se nos presenta un momento de estos, es darnos cuenta de lo que en ese momento sentimos, tanto si es bueno como si nos desborda, nos preguntamos si aceptamos ese sentimiento en ese momento, sea cual sea la respuesta y aceptado que tenemos ese sentimiento nos preguntamos si queremos liberarlo, dejar que fluya sin oponer ninguna resistencia, en ese momento podremos notar un sentimiento de tranquilidad y bienestar porque soltamos “eso” que tenemos dentro, si no notamos nada lo podemos repetir pero nunca sin forzar la mente volvemos a repetir el ejercicio siendo conscientes en todo momento de lo que sentimos.

            • 2013.10.24 17:51, luis dice:

              Lo que no me gusta de este post es que dice lo que NO funciona, como lo de las autoafirmaciones, entonces ¿qué SI funciona con eso de la estructura de las ideas?

              • 2013.10.24 19:32, Josep MasdeuBrufal dice:

                Hay muchas formas de enfocar los temas, este en concreto lo he hecho de esta forma.

              Escribir un comentario