Las dos Medicinas, que en principio eran una…

En la antigüedad, el conocimiento estaba limitado a unos pocos, que según las comunidades eran sacerdotes, chamanes, hechiceros, magos… Estas personas trataban a los enfermos y sus técnicas, por diferenciadas que fueran, contemplaban al paciente como un todo formado por cuerpo, mente y alma, sabiendo que si algo afectaba a una de las partes, las otras también se verían afectadas. Los antiguos sabios, desde la Grecia Clásica hasta la Edad Media, reconocían el Alma como una parte integrada del ser.

Las dos Medicinas

Hasta el siglo XIX la Medicina era única. Solo con los avances de la biología, la farmacia y las nuevas tecnologías, se comenzó a separar el estudio de la mente y el cuerpo físico, se rompió la unidad y la medicina se dividió en la especialización técnica y científica. Entonces comienzan a aparecer un sinfín de especialidades que estudian un parte del cuerpo y van fragmentándose, estudiando un órgano concreto o incluso solo una parte de él, hasta llegar a la moderna medicina celular.

Las consecuencias de la fragmentación de la Medicina

Esto lleva a abandonar el concepto de un Todo y a convertir a la persona paciente en un simple número o dato estadístico desconociendo el nombre de la persona que les proporciona esa información. La masificación del sistema médico ha hecho que no se disponga del suficiente tiempo para dedicar a cada paciente para atenderlo adecuadamente, conociendo su historia como corresponde.

El objetivo de las dos medicinas, la científica y la holística, también conocida como alternativa, es el mismo: la recuperación de la salud, aunque los caminos son diferentes.

La medicina moderna es científica. Se centra solo en el cuerpo y lo que puede verse. Su propósito suprimir los síntomas sin profundizar en la persona; el paciente se abandona en manos del profesional sin detenerse a observar qué puede hacer él para mejorar determinadas actitudes personales que influyen en su estado. Esta medicina es sintomática y paliativa; esto ha propiciado la investigación biológica y fisiológica.

Vemos que aparecen constantemente nuevos fármacos y vacunas, pero también aparecen nuevas enfermedades. Virus y bacterias se vuelven más resistentes a los antibióticos y entramos en un círculo vicioso sin salida.

Esto nos ha llevado al punto que cada vez es más difícil encontrar a alguien totalmente sano.

La medicina holística o alternativa tiene una visión más global e integradora; busca lo que dicen los síntomas. Se intenta interpretarlos y buscar qué son y por qué nos ocurre. No se etiqueta al consultante, al contrario: se le escucha y atiende para facilitarle el camino para devolverle la salud. La actitud de la medicina holística siempre ha sido más abierta.

¿Podemos considerar una Medicina mejor que la otra?

Lo ideal sería el trabajo en común de las dos y aplicar una donde la otra puede tener más dificultades para aplicarla.

La gente ha empezado a darse cuenta de que la vida en las grandes ciudades no es lo que les satisface interiormente. El sistema de vida, la contaminación, el estrés y otros factores han empezado a cambiar la mentalidad de la gente, que termina dejando trabajos seguros y bien remunerados por espacios libres naturales, sin las presiones de horarios rígidos y también vuelven a la medicina tradicional,ya que les ofrece de nuevo esa atención personal y un diálogo donde expresan síntomas y sentimientos.

Aprendamos a escucharnos y a ser escuchados; nuestra salud y bienestar nos lo agradecerán.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sea el Primero en Puntuar)
Loading...

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR