La Vitamina E, propiedades y cuidados

La vitamina E, es antioxidante, por ello protege a los tejidos de los efectos dañinos de las toxinas ambientales y del daño producido por los procesos metabólicos, ayudando a prevenir el envejecimiento de células, tejidos y de algunas formas de cáncer. Nuestro cuerpo necesita vitamina E para tener el sistema inmunitario sano frente a virus y bacterias. También participa en la creación de glóbulos rojos y ayuda al cuerpo a utilizar la vitamina K. Las células la aprovechan para interactuar entre sí y realizar muchas actividades significativas.Semillas de Girasol

La Vitamina E se disuelve en las grasas. Se encuentra en muchos alimentos y también la podemos tomar como suplemento, aunque su consumo debe estar aconsejado por un profesional de la salud. La falta de vitamina E, no es frecuente, pero personas con determinados problemas genéticos y niños prematuros con poco peso, pueden tener carencia de ella. Sirve para el tratamiento y la prevención de enfermedades del corazón, ayuda a dilatar los vasos sanguíneos y a impedir que la sangre se coagule dentro de ellos.

La vitamina E también se usa para tratar la diabetes y sus efectos,  para prevenir algunos cánceres, como el del pulmón y el cáncer bucal en fumadores, para el cáncer y pólipos del colon y recto, para el cáncer gástrico, el de próstata y el pancreático. Ayuda en las enfermedades del cerebro y del sistema nervioso como el  Alzheimer y otras demencias, para la enfermedad de Parkinson, para los calambres nocturnos, para el síndrome de las piernas inquietas y para la epilepsia, podemos tomar la vitamina E con algunos medicamentos y también para trastornos que implican nervios y músculos.

Las mujeres embarazadas la toman para prevenir complicaciones al final del embarazo por la presión arterial alta, para el síndrome premenstrual, los períodos dolorosos, en la menopausia, los rubores relacionados con el cáncer de mamas y para los quistes de mama.

En algunos casos la vitamina E se usa para reducir los efectos nocivos de algunos tratamientos como la diálisis y la radiación. También se usa para disminuir los efectos secundarios, de algunos medicamentos.Se utiliza para mejorar la resistencia física, aumentando la energía, disminuyendo el daño muscular después del ejercicio y mejorando la fuerza muscular. La vitamina E sirve para las cataratas, el asma, las infecciones respiratorias, trastornos de la piel, el envejecimiento, las quemaduras de sol, la fibrosis quistica, la infertilidad, la impotencia, el síndrome de fatiga crónica, las úlceras pépticas y para prevenir alergias.

Algunas personas se ponen vitamina E a la piel para impedir el envejecimiento y para la protección contra los efectos de las sustancias químicas que se usan en la terapia para el cáncer (quimioterapia).

La vitamina E no es aconsejable  tomarla  en dosis altas. Si sufrimos de alguna enfermedad del corazón o diabetes no debemos tomar dosis altas. Algunos estudios sugieren que dosis altas pueden aumentar la posibilidad de muerte y causar algún efecto secundario grave.

La vitamina E puede retrasar la coagulación sanguínea, tomar vitamina E con medicamentos que también retardan la coagulación podría aumentar la posibilidad de sufrir hematomas y pérdida de sangre.

El cuerpo necesita las grasas para poder usar la vitamina E. No es necesario aumentar el consumo de grasas en la dieta para asegurarse de que la vitamina E pueda ser usada por el cuerpo.

Vitamina E y Alimentación

La vitamina E se encuentra naturalmente presente en los alimentos y en ciertos alimentos fortificados con vitamina E agregada. Para obtener las cantidades recomendadas de vitamina E, hay que consumir alimentos variados, como los siguientes:

• Los aceites vegetales, como el aceite de germen de trigo, aceite de girasol y  aceite de cártamo, son de los más ricos en vitamina E, los de maíz y soja también la contienen, pero en menor cantidad.

• Los frutos secos, como cacahuetes, avellanas, almendras y las semillas, como las semillas de girasol, también son ricos en vitamina E.

• Las verduras de hojas verdes, como las espinacas y el brócoli, contienen vitamina E.

• Algunos cereales para el desayuno, jugos de fruta y margarinas, entre otros, tienen vitamina E añadida. En la etiqueta del producto tiene que venir especificado.

Los suplementos vitamínicos también tienen  inconvenientes. La última información viene de Japón, donde unos científicos han comprobado el efecto negativo de la vitamina E en los huesos. Esta vitamina, disminuye la masa ósea y reduce la fortaleza del esqueleto.

JOSEP MASDEU BRUFAL

Naturópata

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sea el Primero en Puntuar)
Loading...
31 Comentarios
  1. mayo 30, 2013
  2. mayo 30, 2013
  3. julio 5, 2013
  4. julio 26, 2013
  5. julio 28, 2013
  6. enero 10, 2014
  7. enero 18, 2014
    • febrero 17, 2016
  8. enero 27, 2015
    • enero 27, 2015
  9. abril 21, 2015
    • abril 23, 2015
  10. abril 21, 2015
    • abril 23, 2015
  11. junio 12, 2015
    • junio 12, 2015
  12. junio 19, 2015
    • junio 19, 2015
  13. julio 10, 2015
    • julio 10, 2015
  14. octubre 29, 2015
  15. noviembre 11, 2015
    • noviembre 11, 2015
  16. enero 2, 2016
    • enero 3, 2016
  17. enero 24, 2016
    • enero 24, 2016
  18. marzo 31, 2016
    • abril 2, 2016
  19. junio 27, 2016
  20. agosto 9, 2016

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR