La vitamina B, un atenuante natural del Estrés

La vitamina BEstudios recientes han encontrado una relación entre altos niveles de estrés y un mayor riesgo de enfermedad cardiaca, depresión y ansiedad.

La vitamina B es un complejo formado por varias vitaminas que actúan en conjunto para lograr que nuestro organismo tenga buena salud, juegan un papel fundamental en los trastornos del humor, ya que son esenciales para sintetizar el estado de ánimo aumentando los neurotransmisores, como la serotonina. Algunas vitaminas del complejo B también ayudan en la salud del corazón.

Beneficios de la Vitamina B

Un estudio valoró los efectos que la vitamina del grupo  B puede tener en el estrés en el trabajo, la personalidad, la ansiedad y estado de ánimo.

El grupo de vitaminas B está relacionado con el metabolismo, que es el conjunto de reacciones bioquímicas que ayudan al cuerpo a “aprovechar” los alimentos.

Todo el complejo B pertenece al grupo de vitaminas hidrosolubles, siendo de fácil asimilación y metabolización por el cuerpo. Se localizan en alimentos de origen vegetal y animal, con la excepción de la B12 que solo se encuentra en alimentos de origen animal.

Entre los beneficios que proporcionan las vitaminas del grupo B  están:

  • Dan energía al cuerpo.
  • Intervienen en el crecimiento.
  • Producen hormonas, enzimas y proteínas.
  • Cuidan el corazón y las arterias.
  • Cuidan el cerebro.
  • Fortalecen y mantienen el sistema inmunitario.

Vitaminas del grupo B

Vitamina B1

La vitamina B1, conocida como tiamina,  participa en el metabolismo de los hidratos de carbono para generar energía, tiene un papel básico en el funcionamiento del sistema nervioso y ayuda en el crecimiento y la conservación de la piel. Se encuentra en el germen de trigo, judías, levadura de cerveza, hígado, carne de cerdo y riñones, pan integral, pescado, leche y derivados.

En las zonas, donde se consumían cereales refinados y debido a que estos carecen de vitaminas B sus pobladores padecían la enfermedad del beriberi. Su carencia, crea irritabilidad psíquica, pérdida de apetito, fatiga persistente, depresión, estreñimiento, adormecimiento de piernas por la disminución de la presión arterial. Una causa que puede generar su escasez es el consumo excesivo de alcohol. La vitamina C ayuda a mejorar su absorción.

La vitamina B1 es muy inestable, por ello se pierde con la cocción de los alimentos, dependiendo de la temperatura y del PH del medio. La vitamina B1 es necesaria para ayudar a convertir los carbohidratos que comemos en glucosa.

La congelación de los alimentos que contienen la vitamina B1 por un periodo prolongado (12 meses) puede provocar una pérdida significativa de la misma (entre 20 y 60 %).

Vitamina B2

La vitamina B2 o riboflavina, es necesaria para convertir los alimentos en energía, ya que ayuda en la absorción de grasas, proteínas e hidratos de carbono. Se encuentra en el hígado, quesos, yogurt, setas, carne, leche, levadura seca, huevos y pescado, pan integral, cereales y verduras. Su carencia puede provocar anemia y trastornos en el hígado, sequedad, conjuntivitis, dermatitis en las mucosas y en la piel y úlceras en la boca. Efectúa una actividad oxigenadora interviniendo en la respiración celular, la integridad de la piel, mucosas y el sistema ocular.

Para una mejor asimilación, es recomendable no mezclar su consumo con penicilina, ácido bórico, etc.

Vitamina B3

La Vitamina B3, mejora el sistema circulatorio, mantiene la piel sana, estabiliza la glucosa en sangre, el crecimiento, la cadena respiratoria y el sistema nervioso.

Vitamina B5

La Vitamina B5 o ácido pantoténico, interviene en la asimilación de carbohidratos, proteínas y lípidos, la síntesis del hierro, formación de la insulina y reduce los niveles de colesterol en la sangre.

Vitamina B6

La vitamina B6, piridoxina es importante en el crecimiento, reproducción y conservación de nuestras células. Se encuentra en el hígado, germen de trigo, levadura seca, carne, riñones, legumbres, pescado, coliflor, huevos, judías verdes, plátanos y pan integral. Su carencia provoca infecciones de piel, eczemas, sequedad, diarrea, anemia e incluso demencia. La vitamina B6 es importante para las mujeres en la menopausia ya que alivia sus síntomas.

Ayuda al sistema inmune y es esencial para la presencia y formación de la vitamina B3.

Vitamina B8

La vitamina B8 o biotina, cataliza la fijación de dióxido de carbono en la síntesis de los ácidos grasos. Interviene en la formación de la hemoglobina y en la obtención de energía a partir de la glucosa.

Vitamina B9

La vitamina B9 o ácido fólico, está relacionada con el crecimiento y buen funcionamiento de la médula ósea, favoreciendo también la regeneración de las células. Se puede encontrar en los berros, espinacas, zanahorias, frutas, hígado, pepinos, queso, riñones, carne, huevos y pescado. Su falta ocasiona insomnio, cansancio e inapetencia y puede provocar malformaciones en el feto en mujeres embarazadas, disminuye el riesgo de aparición de defectos en el tubo neural del feto. Estimula la formación de ácidos digestivos.

Vitamina B11

La vitamina B11 interviene en el transporte de ácidos grasos hacia el interior de las células. Reduce los niveles de triglicéridos y colesterol en sangre. Reduce el riesgo de almacenes grasos en el hígado.

Vitamina B12

La vitamina B12 o cobalamina, ayuda al desarrollo del sistema nervioso y también es importante en el crecimiento. Además es necesaria para la síntesis de glóbulos rojos, la médula ósea y el buen funcionamiento del tracto gastrointestinal. Se encuentra en derivados de la leche, huevos, riñones, hígado, carnes y pescado. Su escasez provoca debilidad en la membrana que protege de los nervios del cerebro y de la médula espinal y o anemia. No es recomendable tomarla con vitamina C, ya que ésta dificulta su absorción.

La Universidad de Oxford ha probado que esta vitamina retrasa la contracción del cerebro en personas mayores con problemas de memoria leves.

Otras propiedades interesantes de estas Vitaminas

Algunas vitaminas del grupo B son necesarias para convertir la glucosa en energía son, la B1, la B2, la B3, la B5, la B6. Una deficiencia de cualquiera de estas vitaminas puede llevar a la disminución en la producción de energía, somnolencia y fatiga.

El complejo B es fundamental para el buen funcionamiento del sistema nervioso. La vitamina B5 es necesaria para el funcionamiento de las glándulas suprarrenales y la creación de algunas hormonas y sustancias que regulan los nervios. La vitamina B12, vitamina B1, vitamina B6 es esencial para la regulación y el funcionamiento correcto de todo el sistema nervioso. La vitamina B9 es esencial para prevenir defectos del tubo neural en el feto durante el embarazo. Una deficiencia en cualquiera de las vitaminas del complejo B puede conducir a la sensación de estrés, ansiedad y depresión.

El grupo de la vitamina B es básico para una buena digestión, la producción de ácido clorhídrico y para ayudar en la desintegración de las grasas, proteínas e hidratos de carbono.

Las vitaminas B1, B2, B3, B5, B9, B12, biotina y colina son necesarias para el desarrollo de la piel, cabello y uñas. Favorecen una piel radiante y clara, retrasando el envejecimiento del cabello. Trastornos como dermatitis, piel grasa, caspa, labios ásperos, sequedad de la piel, pelo gris y crecimiento débil del pelo son señales de alguna deficiencia de estas vitaminas. Otros trastornos habituales son las arrugas prematuras, acné, erupciones, uñas partidas e irritación de la piel.

Las vitaminas B también mejoran la memoria y la concentración. Las personas mayores que toman vitaminas del complejo B mejoran el estado de ánimo.

La vitamina B9 o ácido fólico, es importante durante el embarazo y ayuda en el crecimiento sano de los niños. La deficiencia de vitamina B9 dificulta el crecimiento de los bebés y causa problemas de aprendizaje.

Los beneficios del complejo B son muchos y sus deficiencias pueden provocar trastornos graves de salud.

Los alimentos y la absorción de Vitaminas del grupo B

Hay productos que dificultan la absorción de las vitaminas. Buenas o malas costumbres, que debemos ya que muchas personas son consumidoras de alguno de estos productos.

El tabaco  produce una destrucción de betacarotenos y  vitamina C. Fumar un paquete diario dobla las necesidades diarias de vitamina C.

El alcohol produce carencia de vitaminas del grupo B y vitamina C.

Café y Té: su consumo excesivo limita la absorción nutricional de vitaminas A, B9 y B12. También dificulta la absorción de hierro, calcio o acelerar su eliminación.

Las deficiencias vitamínicas se pueden prevenir, sólo es necesario estar atentos y recurrir a un profesional de la salud ante cualquier síntoma raro o dudas que se tengan al respeto.

JOSEP MASDEU BRUFAL

Naturópata

Tags:, , , , , ,

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sea el Primero en Puntuar)
Loading...Loading...
Últimos Comentarios

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *