La Incontinencia Urinaria y su Tratamiento natural

La incontinencia urinaria es la pérdida involuntaria de orina. No es una enfermedad, sino una señal que nos avisa de algunas otras posibles patologías que están detrás de ella, como la diabetes, accidente cerebrovascular, esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson, lesión de la médula espinal, cirugía pélvica o incluso como consecuencia del parto. Aunque es más común en las mujeres mayores de 60 años, puede ocurrir a cualquier edad.Vejiga urinaria

La prevalencia o incontinencia urinaria también nos puede afectar a los hombres aunque a quien contraría más es a las mujeres más jóvenes. Este trastorno afecta a la calidad de vida y algunas personas que la sufren tienen depresión y se recluyen socialmente.

El tracto urinario es similar a un circuito de tuberías, con tubos que dejan que el agua y las sales circulen por ellos. El tracto urinario incluye los dos riñones, los dos uréteres, la vejiga y la uretra.

  • Los riñones son como un filtro de la sangre, la limpian de  materiales tóxicos y retienen azúcares necesarios, sales y minerales. La orina es la resultante de esta filtración y circula por los uréteres, que van de los riñones a la vejiga.
  • Los uréteres son tubos musculosos que con el movimiento de vaivén llevan a la orina hacia la vejiga.
  • La vejiga se dilata para acumular la orina hasta que puede  expulsarla. Tiene válvulas de un solo sentido para que la orina  de la vejiga no pueda retroceder de nuevo hacia los riñones.
  • Cuando la vejiga se contrae la orina pasa por la uretra, que expulsa los residuos fuera del cuerpo.

Tipos de Incontinencia Urinaria

La incontinencia urinaria se puede clasificar por sus síntomas o circunstancias en que se produce:

Incontinencia de esfuerzo, es la más común de las fugas, se produce como resultado de un esfuerzo como estornudar o toser, también durante actividades como caminar, correr o hacer ejercicios físicos. Los músculos del suelo pélvico, que aguantan la vejiga y la uretra, se debilitan y hacen que estas no funcionen correctamente. En los hombres, la causa más común de este tipo de incontinencia es la cirugía de la próstata.

Incontinencia de urgencia o de vejiga hiperactiva, ocurre cuando se tiene una necesidad incontrolable de orinar pero no puede llegar a tiempo al baño, otras veces, el agua o el clima frío producen el mismo efecto. La vejiga hiperactiva se asocia con enfermedades neurológicas como el accidente cerebrovascular, la esclerosis múltiple y lesiones de la médula espinal, el envejecimiento, la diabetes y lesiones en la espalda.

Incontinencia mixta es una combinación de las dos anteriores.

La incontinencia por fuga se produce cuando la vejiga no se vacía por completo o está siempre llena. Las señales son micciones frecuentes y goteos frecuentes.

Incontinencia funcional, es la imposibilidad para acceder al baño por una discapacidad física o mental.

Causas de la Incontinencia Urinaria

Pueden ser varias las causas que originan la incontinencia urinaria, trastorno nervioso, prostático, también alteraciones del embarazo y del parto  pueden aumentar el riesgo de padecerla. La edad también influye porque hace que perdamos masa muscular, envejecemos y el aparato urinario se ve afectado. Las mujeres menopáusicas también se ven afectadas por la pérdida de orina por la reducción de estrógenos.

Hay medicamentos que se asocian con la incontinencia urinaria, como los diuréticos, estrógenos, tranquilizantes, antidepresivos y laxantes entre otros.

Para tener un diagnóstico a tiempo y acertado hace falta tener un  historial físico completo y que nos hayan hecho una exploración física profunda, también conocer los hábitos personales y los de la ingesta de líquidos, así como los antecedentes familiares.

Después nos harán diferentes pruebas físicas que concluirán con el  diagnostico de la incontinencia urinaria.

Tratamiento, trucos y consejos para la Incontinencia Urinaria

Al principio de la incontinencia urinaria, el tratamiento es de cautela o mínimamente invasivo que puede incluir el control de líquidos, entrenamiento de la vejiga, ejercicios del suelo pélvico y según los casos medicación. Cuando los síntomas son más severos o no han funcionado los anteriores, puede recurrirse a la cirugía.

Algunas modificaciones de los hábitos, como la reducción de la cantidad de líquidos bebidos, la eliminación de la cafeína y otras sustancias irritantes para la vejiga pueden ayudar lo suficiente. Vaciar regularmente la vejiga también nos ayudará en la prevención de los viajes seguidos al baño antes de que se produzca la fuga.

Podemos realizar ejercicios de fortalecimiento y entrenamiento, como los de Kegel, que entrenan la contracción de los músculos perineales y la retención de la orina más tiempo.

Contraemos los músculos pélvicos diez segundos y después los relajamos otros diez segundos, sin usar la musculatura abdominal, ni los abductores, ni los glúteos. Hacerlo al menos tres veces al día.

Los hombres también tenemos que realizar cambios en nuestros hábitos y ejercicios del suelo pélvico. Las inyecciones periuretrales también se pueden utilizar en los hombres. Si estas medidas fallan podemos recurrir a opciones quirúrgicas, que son diferentes de los realizados en las mujeres.

Conocer la causa de la incontinencia urinaria con la ayuda de un especialista y corregir el problema es posible.

Evitemos comidas como sopas, azúcares, chocolate, curry y todos los condimentos picantes porque irritan la vejiga.

No reduzcamos la ingesta de líquidos por debajo de lo normal porque podemos deshidratarnos agravando el problema y pudiendo causar otras molestias.

Evitemos el estreñimiento, porque ayuda a la incontinencia. Tenemos que seguir una dieta rica en fibras con cantidades controladas de líquidos.

Evitemos el sobrepeso, porque hace que los músculos no estén firmes, incluyendo los músculos de la base de la pelvis, facilitando la incontinencia.

La nicotina puede irritar la vejiga facilitando la incontinencia por presión.

Es aconsejable llevar un control de las micciones y los líquidos y alimentos que tomamos para saber los que nos aumentan la incontinencia y así evitarlos.

Si tenemos incontinencia tener un orinal cerca de la cama para facilitar nuestra movilidad por la noche.

Si nos vienen ganas de estornudar, toser o hacemos un esfuerzo, se recomienda apretar el esfínter para evitar la pérdida accidental de orina.

Antes de salir de casa, tengamos la precaución de orinar aunque no tengamos ganas en ese momento. Algunas prendas de ropa pueden ser un problema si tenemos incontinencia. Se recomienda ropa que se pueda abrir fácilmente, así como llevar alguna prenda de repuesto.

Cuando orinemos, debemos hacerlo hasta que se sintamos que la vejiga esté vacía.

No reprimir demasiado el deseo de ir al baño.  La retención alargada puede producir una infección en la vejiga. Además, si tenemos la vejiga demasiado llena y el músculo del esfínter es frágil,  la incontinencia aumentará.

JOSEP MASDEU BRUFAL

Naturópata

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 4,00 de máximo 5)
Loading...
10 Comentarios
  1. mayo 5, 2014
  2. mayo 5, 2014
  3. mayo 6, 2014
  4. mayo 12, 2014
  5. enero 27, 2016
    • enero 28, 2016
      • enero 31, 2016
        • enero 31, 2016
  6. septiembre 5, 2016
  7. septiembre 22, 2016

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR