El Sexo es bueno para la Salud

Si desfrutamos con el sexo, debemos saber que este, nos ayuda a prevenir enfermedades de forma natural, mejora nuestro estado físico, la presión sanguínea, el corazón, alivia dolores, alarga nuestra vida y hasta nos hace irradiar felicidad. Los latidos en el acto sexual pueden llegar a aumentar el doble de lo normal, igual que le pasa a un deportista cuando entrena. Realizar sexo con regularidad ayuda a quemar calorías. El sexo activa el funcionamiento de diferentes órganos de nuestro cuerpo, entre ellos nuestro  corazón. Tener sexo con regularidad, disminuye considerablemente el riesgo de un ataque cardíaco, en comparación con quienes no lo tienen o lo practican esporádicamente.Sexualidad y vida en pareja

Mantener sexo reduce los dolores de cabeza y los dolores en general, porque antes del orgasmo, se liberan endorfinas que alivian, entre otros, estos dolores.

En los hombres la actividad sexual regular elimina las secreciones. Se sabe que eyacular  con cierta frecuencia, puede ayudar a reducir el riesgo de tener cáncer de próstata.

Las mujeres al tener sexo generan más estrógenos y  otras hormonas que suavizan y dan brillo a la piel y al cabello, también facilita la transpiración que elimina naturalmente impurezas y abre los poros.

El sexo hace que nuestro cerebro produzca oxitocina, que es una hormona potenciadora del sueño y  este a su vez regula las hormonas del hambre.

El sexo mejora el ritmo cardíaco y la circulación de la sangre. Las parejas que tienen relaciones sexuales varias veces a la semana tienen menos predisposición de sufrir un infarto. Eso no descarta en ningún caso que si tenemos problemas cardíacos, hagamos el amor y descuidemos los cuidados médicos.

El sexo frecuente está relacionado con la energía, la concentración y el optimismo.

El sexo mejora nuestro estado físico y de ánimo.

Cuando somos jóvenes, el sexo nos cautiva, lo practicamos, lo buscamos, queremos descubrir cosas nuevas sobre él y lo vivimos como algo importante. En este periodo, las relaciones sexuales son rápidas y pasionales, conforme la edad.

A medida que maduramos, aunque el sexo es importante en nuestra vida, la percepción y su vivencia cambian. De adultos buscamos algo más que lo físico, buscamos un nivel de satisfacción más profundo y se convierte en una experiencia mucho más rica y sugestiva.

Con la edad, las funciones sexuales se reducen y en la práctica  nuestro cuerpo pide un respiro, lo que no significa que renunciemos a ellas. La sexualidad se adecua a nuestra condición física, para ello debemos mantenernos activos.

Un gran mito sobre la sexualidad aparece en la menopausia, asociado con el fin de la vida sexual de las mujeres, esto hoy ha cambiado mucho y las mujeres viven y disfrutan de su sexualidad también en este período y posteriormente.

Lo que pasa es que a medida que envejecemos, se modifican las relaciones sexuales en frecuencia, intensidad y duración.

La sexualidad termina con la vida, el tiempo lo que cambia es la forma de expresarla.

JOSEP MASDEU BRUFAL

Naturópata

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5,00 de máximo 5)
Loading...
9 Comentarios
  1. noviembre 26, 2013
  2. noviembre 27, 2013
  3. noviembre 27, 2013
  4. noviembre 28, 2013
  5. diciembre 1, 2013
  6. diciembre 1, 2013
  7. enero 12, 2015
  8. febrero 22, 2015
    • febrero 22, 2015

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR