Azúcar, ese dulce veneno

Durante mucho tiempo hemos obtenido el sabor dulce a través de fruta fresca, seca y miel. Todos alimentos naturales además de azúcares, también contienen vitaminas, minerales, ácidos orgánicos, proteínas, agua y otros.

Los alimentos azucarados son parte de nuestra dieta. A los alimentos se les añaden edulcorantes que pueden ser naturales, sacarosa y otros o artificiales, aspartame, sacarina y más.

Azucar

La sacarosa, se obtiene de la caña de azúcar o de la remolacha y pertenece al grupo de los hidratos de carbono simples.

La energía que proporciona el azúcar y la glucosa, son necesarias para el funcionamiento del cerebro, los ojos, el sistema nervioso, los músculos, los glóbulos rojos.

El azúcar blanco no es un alimento, ya que es una sustancia química, extraída de fuentes vegetales como la caña de azúcar o la remolacha,  a las cuales se les extrae el jugo eliminando toda la fibra y las proteínas que forman el 90% de dichas plantas.

El azúcar produce un aporte inmediato de energía y produce una rápida sensación de bienestar. Esto se debe a que activa la producción de endorfinas, segregadas por el cerebro que estimulan la sensación de felicidad. Por eso, el aumento de esa energía, nos hace sentir mejor.

El azúcar blanco es una sustancia que crea adicción, parecida a la originada por la nicotina, el alcohol o el café, es nocivo para el cuerpo y no aporta ningún componente nutritivo, no tiene proteínas, ni vitaminas, no tiene minerales no tiene enzimas, no tiene micro elementos, no tiene fibra,  ni grasas y no produce ningún beneficio en la alimentación humana,  considerándose una sustancia química artificial y que solo aporta calorías vacías.

Consecuencias del consumo excesivo de Azúcar

Es fuente de enfermedades, como las caries dentales, acidificación de la sangre, cáncer, descalcificación, arteriosclerosis, cálculos renales, infarto de miocardio, diabetes, obesidad, acné, úlcera de estómago, colesterol, tensión nerviosa, problemas de circulación, problemas hepáticos y otros.

Consumir azúcar habitualmente produce un estado de ‘sobre-acidez’ y cada vez hacen falta más minerales de la reserva del cuerpo para corregir el desequilibrio.

El azúcar fermenta fácilmente, generando gases y ácidos. Y, como la descalcificación se favorece por las fermentaciones ácidas del tubo digestivo, contribuye a la desmineralización de calcio.

Lo que hoy conocemos como azúcar blanco es muy diferente de la planta original, sólo es sacarosa, sin impurezas, de vitaminas, de minerales, de enzimas y de componentes importantes como el magnesio,

La sacarosa excita el organismo con su carga energética, pero lo agota y debilita, haciendo trabajar en vano el aparato metabólico. Además para su metabolización el cuerpo utiliza reservas orgánicas de vitaminas, aminoácidos y minerales, debilitándose.

Hay estudios poco difundidos que demuestran que el consumo de sacarosa pura, induce el cuerpo a  determinadas enfermedades. Trabajadores de plantaciones de caña que mascan habitualmente  su tallo, que es un alimento natural y relativamente completo carecen de estas enfermedades. Otros estudios hechos en África e India revelan que la diabetes es desconocida en pueblos que no consumen carbohidratos refinados en su dieta.

El azúcar blanco es particularmente nocivo para los niños, los ancianos y las mujeres, ya que elimina del cuerpo calcio y sales como el cromo. También roba vitaminas y enzimas, con su consumo agotamos reservas de ciertos aminoácidos, de vitamina B y minerales.

Si la concentración del azúcar en la sangre sobrepasa el nivel necesario para el cuerpo, el páncreas empieza a libera insulina, para neutralizar la glucosa y bajar su nivel en la sangre. Si por el contrario la concentración de glucosa en la sangre baja mucho, el hígado, que almacena glucosa, la libera en forma de glucógeno.

¿Azúcar moreno o Azúcar integral?

En las fábricas azucareras, entra un producto rico como la caña y sale algo desvitalizado como la sacarosa. El Dr. Scolnik, en su libro “La Mesa del Vegetariano” hace un concienzudo análisis técnico de su manipulación: “Una vez extraído el jugo de la caña en un molino y separada la fibra vegetal, se cuela y limpia con anhídrido sulfuroso y cal, se calienta a 100°C y se filtra añadiéndole tierra de infusorios y ácido fosfórico, separándose los residuos sólidos. El jugo conseguido se evapora de nuevo y se cristaliza. Estos cristales se blanquean  para eliminar su tono amarillento“.

El azúcar de 3, resultante de más evaporaciones  se vende habitualmente como azúcar “moreno“, no siendo un producto integral o natural, sino un producto excedente de la fabricación del azúcar blanco, cargado de impurezas y residuos industriales.

Mientras este azúcar de 3° no sufre un posterior proceso de refinación, los azúcares de 1° y 2° son refinados, para poder conservar en mejores condiciones el producto.

La industria conoce la impotencia del consumidor por aquello que le gusta, sin tener en cuenta su valor alimenticio.

Continúa el Dr. Scolnik que el azúcar moreno no es realmente integral.  A través de una cocción para concentrar el jugo, evitando su fermentación, se obtiene un producto sólido que, molido, es el verdadero azúcar integral.

Alternativas al Azúcar para endulzar los alimentos

Además de estas opciones, existen otras fuentes naturales para endulzar. Una de ellas es la miel de abejas, que es un alimento orgánico, vivo y no una sustancia muerta como el azúcar refinado. La miel, aporta, calcio que sustenta y fortalece los dientes y los huesos, hierro que aumenta los glóbulos rojos y evita la anemia, aceites esenciales y balsámicos que desinfectan y tonifican las vías respiratorias, ácido fórmico que es un activo antiséptico, vitaminas  necesarias para la salud, fósforo que es un tónico para el sistema nervioso, glucosa, fructosa, etc. La miel de abejas puede sustituir al azúcar, aunque la cocción destruye enzimas y vitaminas.

La principal fuente natural de azúcares son las frutas frescas, ya que  además de fructosa y minerales aportan enzimas y vitaminas.

Otra fuente de azúcares y útil, son las semillas como girasol, nuez, cacahuete, almendra, sésamo, entre otras. Su consumo es aconsejable

Para los diabéticos hay un endulzante natural que reduce la tasa de azúcar en sangre, es la Stevia  que aporta su poder endulzante a través de infusión, sin aportar hidratos de carbono ni los perjuicios de los edulcorantes sintéticos.

JOSEP MASDEU BRUFAL

Naturópata

Tags:, , , ,

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sea el Primero en Puntuar)
Loading...Loading...
Últimos Comentarios

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *