Autoestima: su importancia para nuestra Salud

La autoestima es la idea que tenemos de nosotros, como  nos valoramos y cuán importante nos creemos. Esta valoración que tenemos de nosotros mismos es importante para  la salud mental. Si no creemos  en nosotros, difícilmente  otras personas lo harán. La autoestima afecta  a nuestros pensamientos, emociones, valores y metas.Autoestima: su importancia para nuestra Salud

La baja autoestima nos puede llegar a causar problemas mentales. Confiar en nosotros nos aporta esa seguridad a que hace que veamos el presente y el futuro como una oportunidad, con una dirección positiva en la vida. La baja autoestima nos hará sentir incómodos en la vida, no encontraremos nuestro lugar, no acertaremos con nuestras decisiones  y tendremos comportamientos negativos.

La autoestima positiva nos hace sentir  bien, nuestro aspecto es alegre y somos más fructíferos y nuestra salud normalmente no tiene problemas. También nos permite compaginar  una atención personal y hacia los demás.

La autoestima actúa  en el sistema inmunológico cognitivo, facilitándonos  serenidad, fuerza y la capacidad de regeneración. Cuando la autoestima es baja, nos cuesta afrontar las dificultades de la vida, porque no nos valor amos lo suficiente, y todo lo negativo nos afecta más.

Podemos encontrar nos  con personas que tienen poder, riqueza, fama, etc. pero quizás  NO  tienen o han tenido  autoestima en algunos momentos de su vida.

¿Qué es la autoestima?

La autoestima y la confianza forman parte de una actitud, en la forma de pensar, de moverse y de sentir. Si a una persona tímida le comentamos sobre cómo vemos o cómo va vestido, su reacción emocional será de castigo y seguramente se sonrojará y tendrá pensamientos autocríticos.

Se relaciona con el nivel del agrado que creemos tener de otras personas. Nuestro grado de valoración que creemos que tenemos, va en proporción a lo que consideramos que nos quieren y valoran los demás. Dentro de esa actitud hay dos grupos de emociones:

La sensación emocional de capacidad, que es la que tenemos respecto de nuestras opciones para realizar cualquier actividad correctamente. La de valía, que provoca sensaciones como la de sentirnos incapaces para realizar un trabajo o al contrario, nos sentimos muy capacitados para realizarlo.

Esto es la autoconfianza. Seguro que todos estamos preparados para hacer aquello que estamos acostumbrados y en cambio nos cuesta mucho realizar tareas nuevas que en principio desconocemos. Normalmente la autoconfianza, como vemos en el ejemplo está asociada a la situación que tenemos que afrontar, esto hace que a unas personas las veamos muy seguras de sí mismas en unos entornos y  poco seguras o temerosas en otros.

La autoestima, es la manera en que nos valoramos nosotros y como de importantes nos sentimos ante los demás. De ella depende nuestra manera de actuar, la naturalidad o intolerancia en las relaciones, nuestro miedo o la  confianza cuando nos relacionamos con otras personas, y cuán rápido nos recuperarnos del rechazo y como afrontamos críticas personales. Es un hecho más complejo que la autoconfianza y que se edifica normalmente sobre la autoconfianza.

Nos movemos y actuamos en presencia de otras personas que nos observan, si tenemos la autoestima es baja todo lo haremos más nerviosos, con inseguridad, con miedo a la crítica. La conocida frase de “estar seguro de uno mismo” es el reflejo de una persona segura en lo social igual que en su manera de actuar, afrontar la vida y resolver los problemas. Pero esta seguridad es en realidad frágiles si una vez construidas no se trabajan día a día. La base para solucionar cualquier problema muchas veces, es mejorar la autoestima.

Si nos sentimos mal, los buenos momentos pasarán inadvertidos y solo recordaremos lo malo, por eso, es importante tener una buena imagen de nosotros, que es lo mismo, tener una buena autoestima.

Cuando tenemos una buena autoestima, la seguridad que nos produce hace que busquemos nuevas metas y queramos avanzar. Pero si la autoestima es baja solo buscaremos protegernos protegerse.

Cuando las cosas no salen como queremos, nuestra autoestima puede verse afectada  en función de si lo interpretamos como un fracaso personal o como algo casual ajeno a nosotros.

Como todo en la vida, la autoestima, empieza a formarse desde la infancia. Con el tiempo y según nuestras experiencias y vivencias esa podrá vacilar y recuperarse, si estamos preparados para ello. La autoestima, la  tenemos en un 30%, genética y el 70% restante la construimos.

Cómo mejorar nuestra autoestima

Por todo esto es importante educar a través del reconocimiento y del afecto, evitemos  la sobreprotección, tampoco eduquemos desde la culpa, y no les hagamos ver el error como un fracaso, esto les hará crecer mejor, más felices, y  más seguros.

Algunos consejos para mejorarla:

  • Busquemos y resaltemos nuestras cualidades
  • No seamos demasiado perfeccionistas
  • Hagamos lo que nos gusta hacer
  • Seamos independientes
  • Afrontemos nuevas metas
  • Reconozcamos los éxitos obtenidos
  • No nos preocupemos demasiado por las tareas pendientes
  • Sepamos simplificar nuestra vida

Pongámoslo en marcha y seguros que viviremos mejor.

JOSEP MASDEU BRUFAL

Naturópata

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (5 votos, media: 4,00 de máximo 5)
Loading...
20 Comentarios
  1. marzo 17, 2016
    • marzo 20, 2016
  2. marzo 18, 2016
    • marzo 20, 2016
  3. marzo 19, 2016
    • marzo 20, 2016
  4. marzo 20, 2016
    • marzo 20, 2016
  5. marzo 20, 2016
    • marzo 20, 2016
    • marzo 21, 2016
  6. marzo 21, 2016
  7. marzo 23, 2016
  8. marzo 27, 2016
    • marzo 27, 2016
      • mayo 8, 2016
        • mayo 8, 2016
  9. julio 17, 2016
  10. octubre 14, 2016
  11. octubre 28, 2016

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR