APITOXINA, naturaleza que cura

Apitoxina para ApiterapiaLa apitoxina es el veneno secretado por dos glándulas, una acida y otra alcalina ubicadas en el interior del abdomen de las abejas obreras de algunas especies, que lo utilizan como defensa contra enemigos y para el combate entre ellas.

Es un líquido, con olor a miel y sabor amargo. El pinchazo lo realizan con un aguijón, oculto en el interior de su abdomen, que sale al primer síntoma de peligro para ella o la colmena.

Cada aguijoneada inyecta  0,3 miligramos de ese veneno, si se liofiliza se obtiene 0,1 miligramo, por lo tanto para conseguir 1 gramo de veneno seco, se necesita recoger la apitoxina de unas 10.000 abejas.

El médico austríaco Philip Terc fue quien descubrió sus posibilidades. Un día, fue atacado por varias abejas y notó que a partir de entonces los dolores que tenía fueron desapareciendo. A razón de esto  investigó el origen de su maravillosa cura.

Otros médicos, siguieron sus métodos y ratificaron sus trabajos.

A principios del siglo pasado sus trabajos llegaron a Japón, donde  combinaron la acupuntura con la Apitoxina, logrando unos resultados muy buenos.

El poder anti inflamatorio del veneno de la Apitoxina se debe a tres enzimas:

  • La apamina, eficaz contra el dolor.
  • El péptido 401, un potente antiinflamatorio.
  • La Melitina, que ayuda al sistema inmunológico a reconocer y no atacar a las articulaciones.

Este veneno es hasta 80 veces superior a la morfina como calmante del dolor, sin poseer los efectos secundarios, además es el mayor analgésico conocido, también sin efectos secundarios.

En la artrosis, además de aliviar el dolor, estimula la hipófisis, activando todos los mecanismos del cuerpo para reparar el cartílago desgastado, lo que es muy importante.

Otras propiedades de la Apitoxina, es que rebaja el contenido de azúcar  en la sangre en pacientes insulinodependientes consiguiendo que bajen las dosis de insulina, mejora el funcionamiento del hígado, del sistema nervioso central y periférico, baja la presión arterial, reduce los niveles de colesterol, debido a la limpieza que realiza en la sangre, corrige arritmias cardiacas, es un gran antialérgico y  renueva la circulación sanguínea.

Se utiliza para la prevención natural de la artritis, esclerosis y reumatismo sin efectos secundarios conocidos.

La apitoxina posee cuatro acciones principales:

  • Antiinflamatoria
  • Analgésica
  • Vasomotor
  • Autoinmune

Otras aplicaciones incluyen tratamientos para:

  • Control y permeabilidad de los vasos capilares
  • Trastornos otorrinolaringológicos
  • Enfermedades ginecológicas
  • Tuberculosis
  • Herpes ocular
  • Esclerosis múltiple
  • Lipemia
  • Estimulación de las funciones sexuales
  • Infecciones producidas por bacterias y por hongos
  • Inhibición a la propagación y metástasis de células tumorales

La Apitoxina, al igual que los otros productos de la colmena, tiene muchas cualidades y son una buena opción cuando no se encuentra la solución en tratamientos tradicionales.

Este producto se afecta por la temperatura, la luz y la humedad.

Es recomendable el uso combinado de los productos de la colmena, ya que se potencian entre ellos, multiplicando sus efectos y/o bajando las dosis. Por ejemplo, los homogeneizados de miel con propóleos, polen y jalea real.

La Apiterapia se ocupa del mantenimiento y o recuperación de la salud, con el uso de los productos de la colmena. Congrega la prevención con la curación.

La Apiterapia y otros productos de la colmena, incluye, Apitoxina, Cera, Jalea Real, Miel, Polen, Propóleos, Pan de Abejas y la Papilla larval.

El pan de abejas es superior al polen, tiene mayor trabajo biológico, más minerales y una fermentación láctica que lo predigiere.

La Papilla larval, es un extracto de larvas de zánganos, muy rica en nutrientes, pero inferior a la jalea real.

Todos los productos que se obtienen de la colmena, mejoran las defensas, las enfermedades, cuidando la salud. A excepción de la Apitoxina, todos son suplementos dietéticos, son antioxidantes, por lo que tienen la capacidad de desintoxicar y limpiar las células, evitando que  formen tumores y su parasitación por virus.

Estos productos son buenos para tratar muchas afecciones, pero NO sirven para todo.

Aunque hablamos de productos naturales, debemos tener en cuenta que algunas mínimas contraindicaciones existen. Una es la reacción personal, que es en la intolerancia que cualquier persona puede tener hacia algún producto.

Otra es la alergia a la picadura o al veneno de abejas, quien lo sabe debe abstenerse o ser prudente en el consumo de estos productos.

Concretamente, no se conocen contraindicaciones para la jalea, el polen rara vez puede provocar alguna leve erupción y el propóleos puede irritar pieles sensibles.

La miel no debe administrarse a los diabéticos, a no ser que lo autorice el profesional sanitario o dietista.

Es aconsejable buscar el producto menos elaborado, ya que las manipulaciones pueden reducir algunos efectos. Debemos recordar que estos productos son muy beneficiosos por las enzimas que contiene y que estas comienzan a estropearse a partir de 40 45º. El más delicado es la Jalea Real, que debe ser conservada a menos de 4º y seguir siempre la cadena de frío

 

JOSEP MASDEU BRUFAL

Naturópata

Tags:, , , , , ,

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sea el Primero en Puntuar)
Loading...Loading...
Últimos Comentarios

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *