Andropausia, la menopausia masculina

Andropausia Masculina. La menopausia de los hombresEl aumento de la esperanza de vida de nuestra sociedad comporta la aparición de problemas de salud ligados al envejecimiento.

La andropausia es el proceso que atraviesa el hombre por el descenso de testosterona, la principal hormona masculina. A diferencia de la mujer no hay un cese de las funciones reproductivas.  Ambos, padecen una caída en los niveles hormonales, el estrógeno en la mujer y la testosterona en el hombre.En este, este proceso es más lento y no se percibe de forma aparente, por lo que pasa inadvertido para muchos hombres. Los estudios demuestran que esta caída de testosterona representa un riesgo para otros problemas de salud, como cardiopatías o huesos frágiles.

A partir de los 40 años, los niveles de testosterona en la sangre empiezan a bajar  a un ritmo del 1% al año aproximadamente. Entre los 45 y los 50 años la disminución es más fuerte, pero a partir de los 60 años es cuando se nota más la diferencia. La mitad de los hombres de 80 años tiene un nivel de testosterona bajo. Hay  hombres que conservan altos niveles de esta hormona hasta una edad avanzada, mientras que otros nunca tendrán molestias por los niveles hormonales bajos.

Los síntomas que se puede notar con niveles bajos de testosterona son variables y los cambios en el cuerpo se acompañan de cambios de actitud y estado de ánimo, fatiga, pérdida de energía, impulso sexual y agilidad física, también hay menos erecciones matinales, menos pensamientos sexuales e impotencia, también están relacionados con una mala salud o con obesidad.

Otros síntomas son la pérdida o falta de confianza en las facultades intelectuales, dificultad en concentrarse, fatiga en tareas habituales, menor resistencia física, pocas motivaciones, retraso en la toma de decisiones…

La evolución en el hombre, además de ser más imperceptible, puede prolongarse varios años.

Hay cambios en la vida sexual, que no se deben necesariamente a la baja testosterona,  sino que se deben más a la edad o a aspectos serológicos. Otros síntomas que pueden imputarse a la andropausia  están relacionados con otras enfermedades que el hombre puede tener.?Con la madurez hay hormonas que disminuyen su producción, como la hormona de crecimiento y la llamada hormona de la juventud y producen algunos trastornos. La consulta a un profesional de la salud es importante si se sospecha la presencia de la andropausia, aunque cada caso es particular y se debe dar una respuesta adecuada para proporcionar beneficios a la persona, su vida sexual y psicológica.

La sexualidad en esta etapa está en función de cómo se ha vivido esta. Si no ha sido muy activa, no hay gran dificultad en aceptar los cambios. Si, la vida sexual ha sido intensa, el andropáusico buscará otras maneras de canalizar su pasión. La clave está en no exigir más de lo que se puede dar.

Desde pequeños nos han inculcado que “los hombres no lloran” y frases por el estilo que lo único que han conseguido es que no hablemos ciertos problemas. Pero, es necesario descargarse y pedir ayuda con la máxima naturalidad.

Se debe asumir cada etapa tal como es y buscar la mejor manera de disfrutarla.

Recomendaciones en la Andropausia

  • Es importante no reducir la actividad sexual, está comprobado que tiene un efecto favorable sobre la erección, ya que la capacidad de erección cambia con la edad pero no desparece.
  • Reducir el estrés ayuda mucho.
  • Hablar con la pareja y con personas de la misma edad es importante y ayuda en la solución del problema que puedan estar padeciendo esas personas con síntomas similares
  • Conviene cuidar la alimentación y las horas de descanso
  • Reducir o evitar el consumo de cafeína y alcohol

El cuerpo humano acusa el paso del tiempo. El aparato locomotor es el primero en notarlo, los huesos son más permeables, menos consistentes y más frágiles. Los cartílagos de las articulaciones se erosionan y los músculos pierden tono y elasticidad. Los resfriados son más habituales, las digestiones más pesadas, se nota más el cansancio y aparecen más enfermedades.

Envejecer no es una enfermedad. Hay científicos que dicen que los niveles bajos de testosterona y también de estrógenos en el cuerpo de la persona menopáusica están relacionados con  enfermedades cardiovasculares. Hay que intentar llevar un estilo de vida equilibrado para que esta pérdida no aumente.

El ejercicio físico y una dieta adecuada son tratamientos naturales contra el envejecimiento, la depresión y las daños cardiovasculares.

El diagnóstico precoz es importante para prevenir algunas patologías que aparecen en el hombre a partir de determinada edad.

Actualmente no se puede prevenir la andropausia, ya que no se han identificado los factores de riesgo para esta insuficiencia, pero sí hay una forma fácil para detectarlo a través del análisis del nivel de testosterona. También existen tratamientos efectivos que consisten en restablecer farmacológicamente los niveles de testosterona y llevarlos al nivel corriente.

JOSEP MASDEU BRUFAL

Naturópata

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sea el Primero en Puntuar)
Loading...
6 Comentarios
  1. marzo 28, 2012
  2. marzo 28, 2012
  3. mayo 28, 2012
  4. junio 1, 2012
  5. octubre 18, 2013
  6. octubre 20, 2013

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR